'La bici hace mejores ciudades': Pedro Bravo

publicado a la‎(s)‎ 6 ago. 2014 6:07 por Eliana Caterine Alvarado   [ actualizado el 6 ago. 2014 6:08 ]




Foto: Claudia Rubio/EL TIEMPO
El español Pedro Bravo promueve el uso de la bicicleta

La bicicleta fue uno de los instrumentos que más ayudó a la emancipación de las mujeres a finales del siglo XIX y principios del XX, pues muchas la convirtieron en su medio de transporte preferido. Además, su uso dio origen a movimientos que promovieron un gran número de lobbies políticos para que los gobiernos y parlamentos aprobaran la construcción de carreteras exclusivas para este medio, de las que luego se terminaron apoderando los carros.

Estos son algunos de los datos curiosos que incluye el periodista español Pedro Bravo en su libro Biciosos, en el que aborda múltiples miradas que puede tener la bicicleta como fenómeno de la modernidad. El autor estuvo hablando de este tema hace pocos días durante un seminario de desarrollo sostenible y movilidad, que realizó la Universidad de los Andes.

“La transformación que estamos viviendo en el mundo, en algunos sitios más rápido que en otros, es devolver las ciudades a las personas. La bicicleta es una herramienta en ese proceso muy importante porque prácticamente todos tenemos una bici, que nos ayuda a movernos sin contaminar”, dice Bravo, que hoy es un abanderado de su uso en su natal Madrid.

El autor anota que a este útil medio de transporte le pasó lo que a muchos otros inventos de la humanidad: prácticamente desde el momento de creación quedó bien hecho.

“En este mundo de progreso constante, de repente nos hemos dado cuenta de que la bici era un invento que funcionaba”, anota Bravo al agregar sus beneficios para las personas. “Las bicicletas hacen mejores ciudades, porque una ciudad con más bicicletas está menos contaminada, tiene menos ruido, aumenta la salud general de la población –te muevas o no en bicicleta–, hace más segura la circulación de una ciudad –hay muchos menos accidentes–, es más rentable para los comerciantes, porque hay estudios que demuestran que a más peatones, a más ciclistas, mejor el comercio de las zonas”, comenta el autor.

Agrega que, de manera curiosa, mientras en China, con la entrada del capitalismo, los ciudadanos se están bajando de la bicicleta para montarse en el carro, como símbolo de estatus económico, algo propio de las sociedades ricas, el mundo occidental pareciera haber aprendido de este error, y ahora transita en sentido opuesto.

“Creo que la bici es una de las herramientas del futuro de la movilidad, no sé si de todas las ciudades, pues hay condiciones urbanas que no son iguales en todas partes. La movilidad del futuro pasa por mucho transporte público, mucha bicicleta, muchos coches eléctricos, compartir coche y todo unido”, concluye el autor.


Por:  Redacción EL TIEMPO 
4:26 p.m.
5 de agosto de 2014