James Rodríguez se convierte en el hombre incómodo del Real Madrid

publicado a la‎(s)‎ 4 sept. 2014 11:59 por Carlos Perez   [ actualizado el 4 sept. 2014 12:33 ]
james-rp-presentacion-efe.jpg - 640x450

James, en su presentación. Imagen: EFE.



Tras la mejor temporada de los últimos años, el Real Madrid tiene como misión primordial reinventarse este nuevo curso. Las altas y bajas de este mercado de fichajes han dejado en un estado delicado el centro del campo. Las dudas son palpables: se ha visto un equipo demasiado partido. Kroos y Modric en la media no bastan.



El problema gira en torno a un jugador: James Rodríguez. La llegada del colombiano sustituyendo a Di María pesa en el centro del campo. La revelación del Mundial es un mediapunta puro, y carece del esfuerzo en defensa necesario que Ancelotti requiere para su 4-3-3. La primera solución del técnico italiano fue cambiar a un 4-2-3-1, pero en Anoeta se comprobó que no resulta.

Así, se prevé la vuelta al 4-3-3, pero aquí viene el problema: ¿James encaja en el esquema? ¿Se puede esperar de él un mayor trabajo defensivo? En apariencia, lo más natural sería renunciar a uno de los efectivos en ataque para sumar un nuevo mediocentro. Cristiano, Bale y Benzema son intocables. James es el que parte con más papeletas para ir al banquillo.

Pero, ¿cómo relegar a la suplencia al fichaje más caro del club este verano? Esta es la duda principal y lo que hace de James un jugador incómodo para Ancelotti, que de nuevo se ve enfrentado a Florentino Pérez. Es un entrenador que se debate entre lo que cree conveniente para el conjunto y la posible presión para dar cabida a jugadores de la preferencia del máximo mandatario blanco. Y más cuando vienen precedidos de una inversión de nada más y nada menos que 75 millones de euros.



Así, el panorama es el siguiente: Ancelotti tiene en mente introducir al único mediocentro que le queda, Illarramendi, o a uno de los defensas. Pero eso significaría sentar a James. Si el italiano cediese, no se antoja ningún cambio relevante en la medular.

La alternativa a esto sería tratar de forma intensiva conceptos defensivos con el colombiano con tal de compensar ese poder de recuperación perdido. Pero, aún así, el problema no terminaría de solucionarse, puesto que la tendencia de Kroos y Modric a avanzar hacia campo contrario seguiría desguarneciendo la defensa blanca.

Con todos estos factores se devana los sesos Ancelotti con tal de encontrar una fórmula aún desconocida que permita al equipo equilibrarse. Un complicado embrollo que el italiano se ha encontrado sin querer. Y, mientras tanto, Di María y Xabi Alonso alimentan la añoranza con sus buenas actuaciones con Argentina y el Bayern.


EFE
04-09-2014