Irán tiene problemas con las camisetas, medias y botines para el Mundial

publicado a la‎(s)‎ 13 may. 2014 6:49 por Eliana Caterine Alvarado   [ actualizado el 13 may. 2014 6:50 ]



FOTO:AFP

A un mes del comienzo del Mundial, una nueva polémica ha enrarecido las relaciones entre el seleccionador de Irán, el portugués Carlos Queiroz, y la federación. En esta ocasión el motivo ha sido la baja calidad del equipamiento deportivo.

Después de una tardía concentración en Sudádrica con un equipo incompleto y una larga negociación para la prolongación del contrato de Queiroz, ahora la federación iraní debe responder a la baja calidad de las equipaciones que lucirán los jugadores en Brasil-2014.

En la víspera de iniciar el último 'stage' de preparación en Austria, Queiroz criticó abiertamente la ropa suministrada por el proveedor regional de la marca alemana Uhlsport.

Según el portugués, "la equipación no estaba adaptada para jugar en condiciones de humedad extrema" como ocurrió en los "cruciales" choques ante Catar y Corea del Sur de la fase de clasificación.

Queiroz también bromeó sobre el tamaño de las botas, "de talla 34 para personas que calzan un 44", y sobre la escasez de prendas, "al dar a cada jugador únicamente un abrigo".

Los jugadores también se han mostrado críticos con los equipajes que ha proporcionado la federación.

-La medias encogen-

"Nos han dado calcetines talla L. Dos días después y un lavado más tarde son talla S", dijo el delantero Karim Ansarifard.

Otro atacante, Mohammad Reza Khalatbari, que utilizaba la misma marca deportivo en su antiguo club de Sepahan, asegura que los productos son diferentes.

"Lo que tenemos ahora no sé lo que es. Cuando una cosa no sirve deberíamos admitir que hay un problema", señaló.

Pero el presidente de la federación, Ali Kafashian, ha negado que existan defectos de calidad en la ropa del equipo nacional.

"La marca fabrica las camisas con la misma calidad", dijo y mandó un recado a Queiroz: "No se lava la ropa sucia en público".

Contactado por la AFP, Vahid Jafari, el responsable de Romario Sports, la sociedad con sede en Dubai que ha entregado la equipación, no ha querido hacer comentarios.

Pero su representante en Irán, Mahmoud Piri, negó categóricamente cualquier problema.

"Claramente no es verdad. Una sociedad reconocida internacionalmente no arriesga su credibilidad fabricando una camisa de mala calidad. Los expertos en poliéster dicen que la camisa no se encoge. Y si este fuera el caso, no serían diez centímetros, como afirma Queiroz", explicó Piri.

La polémica, según él, se debe a "un conflicto personal" y a problemas económicos entre el seleccionador y el proveedor deportivo.

El domingo, Queiroz, visiblemente enfadado, se refirió a estas diferencias: "He dado la autorización a mi abogado de publicar todos los documentos referentes a mi problema personal, que prueban cómo se ha portado esta gente (Romario Sports) conmigo estos dos últimos años".

"Si les debo dinero, entonces tengo un problema con Dios y con ustedes. No quiero ser el problema de la selección nacional. Tenemos un partido importante contra Nigeria (el 16 de junio en el Mundial) y para mí, todo el que perturba a la selección, es un aficionado de Nigeria", añadió el portugués.

El equipo asiático afronta su cuarta fase final del Mundial, tras 1978, 1998 y 2006. En todas ellas quedó eliminado en la primera ronda.

En la primera fase del Mundial jugará en el grupo F, contra Argentina, Nigeria y Bosnia-Herzegovina.

Actualizado: 12/05/2014
Por AFP
http://noticias.co.msn.com