Illarramendi es la víctima del Real Madrid en la final de Champions

publicado a la‎(s)‎ 26 may. 2014 16:12 por Carlos Perez   [ actualizado el 26 may. 2014 16:19 ]
Illarramendi-2014-champions.jpg

Asier Illarramendi, la única víctima blanca de la final de Champions.

La final de Champions entre Real Madrid y Atlético de Madrid dejó un partido para la historia del fútbol: la décima Orejona para el Real Madrid, el broche a una estupenda temporada de los de Ancelotti. Pero en este clima de celebración y euforia, el triunfo en Lisboa deja una víctima: Asier Illarramendi.

El jugador de Mutriku se quedó fuera de un partido que parecía hecho para él. La sanción a Xabi Alonso le abrió las puertas de la final. El posible mal estado físico de Khedira alimentó todas sus esperanzas. El propio Ancelotti, con sus declaraciones en las ruedas de prensa, lo confirmaba.

"Como he dicho, Illarra es la primera opción porque tiene la costumbre de jugar ahí y le hemos fichado por esta razón, para sustituir a Xabi Alonso. Tiene la calidad y capacidad para jugar en esa posición, es la primera opción y no he cambiado de idea", decía el italiano ocho antes de jugar la final. Sin embargo, fue Khedira quien jugó en el once inicial.

Con la decisión de Ancelotti, el centrocampista vasco queda marcado: en el partido más importante de la historia del Real Madrid en los últimos doce años, el entrenador italiano le dejó fuera por un jugador sin apenas ritmo tras una lesión de larga duración. En el momento de la verdad, la confianza de Carleto en el segundo fichaje blanco más caro del club en el mercado de fichajes (casi 40 millones) se fue al limbo.

A pesar de que lo ocurrido con Illarramendi ha generado más ruido por la importancia del escenario, la del vasco no ha sido, ni mucho menos, la mejor temporada posible. Aunque las expectativas mostradas eran muy positivas, el jugador entró con mal pie en el equipo (tardó más de lo debido en debutar a causa de una serie de problemas físicos consecutivos) y nunca ha logrado tener un puesto fijo.

La lesión de Khedira no le abrió puerta alguna en el nuevo 4-3-3 de Ancelotti, porque el italiano creó un mediocentro de la nada; Ángel Di María. A cada momento que su presencia era obligatoria por la sucesión de los acontecimientos, Illarra ha sido carne de banquillo. Incluso Casemiro está por delante. En estos momentos, el vasco es el último centrocampista de la plantilla.

Pudiera ser que sus más que discretas actuaciones en partidos como el de Dortmund, Valladolid o contra el Valencia en el Bernabéu hayan terminado por convencer a Ancelotti. Una semana después de sus elogios, la ausencia de Illarra en el once contra el Atlético supuso la puntilla a una temporada en la que el suspenso parece una nota merecida. El alumno tiene trabajo para la próxima temporada.EFE

27/05/2014