Hacienda denuncia que el fútbol debe 88 millones más de lo que afirma, en total 564

publicado a la‎(s)‎ 16 sept. 2014 9:03 por Carlos Perez   [ actualizado el 16 sept. 2014 9:03 ]
javier-tebas-efe.jpg - 640x450

Javier Tebas, presidente de la LFP | EFE



El fútbol profesional español sigue hundido en una grave crisis económica que deja tras de sí importantes deudas. La más elevada es quizá la que los clubes tienen con Hacienda. Un agujero que, según los datos proporcionados por la Liga de Fútbol Profesional (LFP) se redujo en casi 165 millones en el último año hasta llegar a los 482 millones, esto es, un 25% menos con respecto al global. Pues bien, Hacienda niega la mayor. El Fisco asegura que los equipos del balompié nacional deben en realidad 564 millones de euros, 88 millones más que los datos facilitados por la LFP. Además, también afirma que hay seis clubes del fútbol profesional en situación similar a la del Murcia, descendido administrativamente en una decisión que califica de "discrecional".



Según una información publicada en el diario El Mundo, fuentes de Hacienda se muestran más que sorprendidas por los datos que está proporcionando la propia LFP en boca, sobre todo, de su presidente, Javier Tebas. En primer lugar porque dicen desde el organismo que lidera Cristobal Montoro que la propia LFP apenas está haciendo nada para devolver ése dinero que adeuda.

Más al contrario, es la potestad de Hacienda para embargar los pagos relevantes que reciben los clubes (taquillas, fichajes, derechos de TV, acuerdos de publicidad...) lo que ha facilitado que la deuda se haya reducido en los últimos años.

Además, insisten desde Hacienda, los equipos de fútbol españoles incumplen sistemáticamente los acuerdos de aplazamientos o los fraccionamientos de pago alcanzados con la institución, lo que conlleva importantes retrasos en el abono de las cantidades adeudadas.



Desde hace dos años, Hacienda ha intentado frenar ciertos desmanes que, en las últimas temporadas, se habían convertido en norma dentro de los equipos españoles. Amparada en el desarrollo de la Ley 7/2012 de lucha contra el fraude en materia de aplazamientos y fraccionamientos de las retenciones, la institución centralizó la negociación de estos aplazamientos y empezó a mostrarse inflexible ante ciertas prácticas del pasado.

Ante este aluvión de nuevas medidas, los equipos españoles reaccionaron a medias, esto es, empezaron a cambiar ciertas actitudes y se mostraron más receptivos con los cambios, frenaron algunos desmanes, pero no aceleraron el pago de la mayoría de los retrasos. Mientras tanto, muchas de estas instituciones siguieron fichando jugadores a precios mayores que los aconsejados. También siguieron con una política salarial que Hacienda veía desmesurada.

Llegados a este punto, el Fisco amenaza con cerrar algunos clubes que siguen sin cumplir estos plazos, algo que ha provocado el enfado de la LFP, organismo que acusa a Hacienda de querer liquidar a estas entidades sin tener en cuenta, según la propia Hacienda, de que es un paso que está llevando también con otras sociedades ajenas al deporte y que, por el contrario, no cuentan con la connivencia de gobiernos locales o regionales como sí sucede con los equipos de fútbol.


EFE
16/09/2014