Gritos y disparos: el orden es clave para condenar o absolver a Pistorius

publicado a la‎(s)‎ 9 mar. 2014 13:40 por Carlos Perez   [ actualizado el 9 mar. 2014 13:46 ]
Pistorius-mirada-arriba-juicio-2014-reuters.jpg

FOTO: EFE



La jueza que preside el proceso judicial contra Oscar Pistorius se centra en dos elementos clave que inclinarán la balanza a favor o en contra de su absolución por el cargo de asesinato de su novia del que se le acusa: los gritos y los disparos.



La dificultad para establecer el orden de los acontecimientos y determinar si el atleta miente o no es ingente: la víctima no puede dar su versión de los hechos por motivos evidentes, y no hubo ningún testigo ocular en el escenario de la tragedia.

Todo sucedió en el domicilio del corredor. Y los únicos testimonios que la juez considera son los de cuatro vecinos que escucharon gritos y disparos.
El orden sí altera el producto

Si escucharon primero los gritos, y luego, los disparos, se consolidaría el argumento de la Fiscalía, que sostiene que la modelo Reeva Steenkamp fue asesinada de modo premeditado. Los gritos, por tanto, tendrían que ser de la mujer antes de que Pistorius accionara el gatillo del arma.

Sin embargo, el abogado de Pistorius defiende que todo fue un accidente, y que el atleta disparó contra la puerta del baño pensando que era un ladrón. Según esta versión, el orden del sonido sería el inverso: primero, los disparos; después, los gritos. Eso sí, de Pistorius, tras entrar en el baño y ver que había matado a su novia.

Según relata el diario El País, el abogado del corredor está realizando un trabajo brillante, en el sentido de que está generando con sus interrogatorios a los vecinos muchas dudas sobre la credibilidad de sus testimonios debido a la lejanía a la que se encontraban. Si la juez no considera suficientemente fundamentados los testimonios de los vecinos, no podrá condenar a Pistorius.


POR: EFE
09/03/2014