Gareth Bale, el jugador de las marcas rojas en la espalda cubierto de taping

publicado a la‎(s)‎ 29 ene. 2014 8:33 por Carlos Perez   [ actualizado el 29 ene. 2014 8:34 ]
bale-taping-reuters.jpg

Foto: EFE




   Gareth Bale es un personaje singular en el vestuario del Real Madrid. El jugador galés arrastra la cifra de su fichaje y muchos futbolistas le miran con recelo. No hay envidias en el vestuario pero la actitud del jugador, de perfil bajo y bastante reservado llama la atención muchos de sus compañeros en Valdebebas. "Hace cosas poco normales" señalan algunos de sus compañeros.

Bale llega cada mañana a la Ciudad Deportiva de Valdebebas en silencio, introvertido, sin apenas saludar salvo a Modric con quien mantiene una buena relación de su etapa en el Tottenham y comienza su escrupulosa preparación para el entrenamiento. El galés se venda prácticamente todo el cuerpo con taping, las tiras de colores que puso de moda David Beckham, lo que incluso provoca las bromas de algunos compañeros.

Los fisios del Real Madrid utilizan estas vendas como prevención y con las lesiones en las lesiones músculo-esqueléticas pero el uso de Bale de esta ciencia es tan excesivo que protege prácticamente todos los grupos musculares del cuerpo.

Pero no solo son las tiras de taping en casi todo el cuerpo. Según publica El País, cuando el galés se ducha y se retira todos los vendajes descubre unas marchas rojas en la espalda similares al 'efecto ventosa' que podrían ser similares al rastro que deja un tratamiento para aumentar la vascularización y aliviar dolores y contracturas musculares.
Un golpe casual

La antepenúltima lesión de Bale con el Real Madrid tuvo lugar en el gemelo, tras un golpe con Arbeloa similar a los cientos que ocurren en un entrenamiento según señalan sus compañeros. Estuvo un mes de baja y, ante el Granada, tras varios partidos jugando Ancelotti lo retiró después de un golpe entre el muslo y sus genitales por parte de Murillo que le dejó fuera del partido copero ante el Espanyol.

Pero Bale no solo asombra en el vestuario sino que preocupa en el palco. Después de que no volviera al terreno de juego tras el descanso ante el Granada, Florentino Pérez mandó a Butragueño a los vestuarios para averiguar de qué se trataba el percance.

El jugador es una de las principales preocupaciones de Florentino Pérez, quien esta muy involucrado en su evolución en el equipo. los 91 millones que costó hacen que Bale sea mirado con lupa, aunque no sea tapings.


Por: EFE
29/01/2014