Fuga de jugadores en la NFL por miedo a las lesiones cerebrales

publicado a la‎(s)‎ 20 mar. 2015 6:14 por Eliana Caterine Alvarado   [ actualizado el 20 mar. 2015 6:15 ]


SAN FRANCISCO 49ERS
Chris Borland

El prometedor Chris Borland, de 24 años, se retira tras solo un año en la liga al temer por su seguridad: «No creo que valga la pena el riesgo»

El miedo a las lesiones cerebrales empieza a pasarle una factura deportiva a la National Football League (NFL) estadounidense, que está viviendo una atípica pretemporada con la retirada prematura de varios jóvenes jugadores, con una brillante -y millonaria- carrera profesional por delante. Es el caso del jugador de los San Francisco 49ers Chris Borland, el último y quizás el más notorio al tratarse de uno de los novatos más prometedores, elegido en la tercera ronda del draft 2014, con un primer año estelar en la liga, nominado dos veces como novato de la semana y novato defensivo del mes de noviembre.

Borland anunció el lunes que deja la NFL preocupado por su seguridad. Una decisión que podría causar un terremoto en el fútbol americano, pues los padres de otros muchos talentos están siguiendo el caso con mucha atención, temerosos por la creciente evidencia de los vínculos entre los traumatismos craneales repetidos y los problemas cognitivos a largo plazo.

Ya en plena temporada Borland había avisado que estaba jugando sus últimos partidos en la NFL a sus padres, que se mostraron muy felices de saber que su hijo «no tendría que seguir abusando de su físico». Ahora, antes del inicio de la siguiente campaña, el jugador lo ha hecho oficial después de pensarlo mucho, como reconoció el gerente de los 49ers, Trent Baalke: «Respetamos la decisión de Chris. Al hablar con él era evidente que lo había meditado mucho».

Su caso no es el único. Su anuncio se produjo solo unos días después de que Patrick Willis, jugador de 30 años, anunciase su retirada para evitar el riesgo de sufrir una grave lesión. Y al menos otros tres profesionales han seguido este ejemplo: Cortland Finnegan, jugador de 31 años de los Miami Dolphins; Jake Locker, de 26 y de los Tennessee Titans; y Jason Worilds, de 27 años y en las filas de los Pittsburgh Steelers.

Es la primera vez que se producen tantas retiradas tan precoces. Borland, de 24 años, es el más joven de todos ellos, y también el que apuntaba a un futuro más brillante como jugador profesional. «Por lo que he investigado y lo que he vivido no creo que valga la pena el riesgo», explicó a la cadena ESPN sobre las contusiones que había sufrido. Y es que el jugador se mostró siempre preocupado por las secuelas que pudiese sufrir en la cabeza.

La cultura de la seguridad
Desde hace tiempo existen estudios que han asociado los golpes sufridos en el campo con la discapacidad cognitiva a largo plazo. Durante años, la NFL cuestionó estas investigaciones y se negó a reconocer dicha conexión, pero recientemente ha cambiado las reglas para mitigar los golpes más duros en la cabeza y ha desplegado neurólogos en la línea de banda durante los partidos.

Algo ha cambiado en los últimos años, como reconoce Jeff Miller, vicepresidente senior de la liga en cuanto a política de salud y seguridad: «Existe una creciente cultura de la seguridad. Todos los involucrados sabemos que hay más trabajo por hacer y la seguridad del jugador seguirá siendo nuestra principal prioridad».

Hecha pública la intención de Borland de dejar la NFL, varios jugadores y exjugadores expresaron su apoyo a la decisión en las redes sociales: «Me encantó el juego de Chris Borland pero no me puedo quejar por su decisión», escribió Chris Long de los Rams, que añadió que «sus preocupaciones son reales».

Para Donte Stallworth, que en 2012 puso fin a una carrera de 10 años, ve en la decisión la creciente toma de conciencia sobre losposibles daños a largo plazo: «Los jugadores de hoy están más preocupados que nunca en relación al trauma cerebral y los problemas de salud».

La carrera media de un jugador en la NFL es de tres años y medio, pero para obtener esa cifra se toma en cuenta a los jugadores que participan en los entrenamientos veraniegos pero no logran finalmente entrar en un equipo, lo que la rebaja bastante.

S. DABC_DEPORTES
Día 19/03/2015 - 17.18h