Froome sigue tras una caída y Valverde defiende el 'rojo' de la Vuelta

publicado a la‎(s)‎ 29 ago. 2014 14:11 por Carlos Perez   [ actualizado el 29 ago. 2014 14:21 ]
froome-caida.jpg - 640x450

Imagen: Archivo



El ciclista italiano Alessandro de Marchi (Cannondale) se ha impuesto este viernes en la séptima etapa de la Vuelta a España, transcurrida entre Alhendín y Alcaudete sobre 169 kilómetros, al entrar en solitario como único superviviente de la fuga del día y tras una etapa dura por los repechos que, no obstante, no comportó cambios en una general que sigue liderando Alejandro Valverde (Movistar).



De Marchi aprovechó la subida constante de los últimos kilómetros, siempre picando hacia arriba pese a no ser considerado un puerto o final en alto, para cambiar el ritmo y dejar atrás a Johann Tschopp (IAM), su pareja de baile una vez se había descolgado, del cuarteto de la fuga, el francés Hubert Dupont (AG2R) y el gran favorito, Ryder Hesjedal (Garmin), que se cayó y perdió cualquier opción.

Tanto De Marchi como Tschopp intentaron o hicieron el amago de esperar en un gesto deportivo a Hesjedal cuando el canadiense se fue al suelo, pero al ver que no llegaba decidieron tirar hacia adelante. El italiano, mucho más fuerte como ya demostró en el pasado Tour, se fue solo a la que se hizo dura la carretera y ya no paró hasta celebrar el triunfo.

En el grupo de los favoritos, pese a no jugarse nada al no haber ni bonificaciones en juego, hubo acelerón por parte de Philippe Gilbert (BMC) y Daniel Martin (Garmin) y un pequeño corte entre ellos junto a Chris Froome (Sky), que pudo sacarle otro pellizco al resto de los favoritos en forma de tres segundos.

La mala noticia fue para el francés Warren Barguil (Giant), que se cayó a metros de la meta aunque no perderá tiempo al estar dentro de la zona de protección. El noveno clasificado en la general provisional entró a pie, dolorido, al irse al suelo en la última curva antes de cruzar la línea de Alcaudete, aunque 'a priori' sin consecuencias.

También se fue al suelo en esta etapa el británico Chris Froome. Como pudo comprobarse en la entrada a meta, el ganador del Tour de Francia en 2013 no pagó las consecuencias de la caída sino que incluso ganó tres segundos al resto de candidatos a la victoria final. Eso sí, tiene el lado derecho magullado y tuvo que pasar por las manos de los médicos de la ronda española.

Su equipo le arropó tras la caída y pese a que llegó a rodar con más de un minuto de pérdida respecto al grupo de Valverde, Contador, Quintana o 'Purito', pudo enlazar con ellos gracias al trabajo de sus compañeros una vez superado el primer puerto de la jornada, de tercera categoría, el Alto de Íllora, que hicieron a modo de crono por equipos.

Tras el primer paso por Alcaudete se subió el Alto Ahillo, de segunda categoría, donde el británico ya no tuvo ningún tipo de problemas, con el pelotón agrupado tirado por Trek y Lampre dando caza a la fuga, ya con el Tinkoff de Contador tranquilo a diferencia de la primera subida, donde se puso en cabeza coincidiendo con la pérdida de Froome.

De cara a este sábado, en la octava etapa de la ronda española, los corredores partirán de Baeza para llegar después de 207 kilómetros a Albacete, en una de las jornadas más largas. Será una etapa de transición, llana, en que el pelotón intentará evitar las fugas en busca de un sprint en un de las últimas opciones claras de llegada para los velocistas.


EFE
01/09/2014