Freestyle: la otra cara del fútbol

publicado a la‎(s)‎ 14 nov. 2014 4:49 por Eliana Caterine Alvarado   [ actualizado el 14 nov. 2014 4:53 ]




Sebastián ‘Boyka’ Ortiz, en una de sus múltiples piruetas. / Luis Ángel

Lo que para muchos es un simple balón de fútbol, para Sebastián Ortiz Hernández lo es todo. Junto a su pelota ha visitado decenas de países, ha obtenido cientos de triunfos y se ha labrado con esfuerzo y dedicación un lugar en un deporte que poco a poco va adquiriendo fuerza pero que es desconocido aún, el fútbol freestyle. Una práctica en la que se realizan acrobacias y movimientos mientras se domina el balón sin dejarlo caer al suelo.

“El fútbol freestyle es un arte porque impresiona a las personas que lo observan. También es un deporte porque requiere un despliegue físico de quienes lo practican”, afirma Ortiz, mientras hace la popular veintiuna de manera tan natural que parece un ejercicio sencillo, incluso para quienes nunca han tocado un balón. Luego envía la pelota a una gran altura, la recibe con la nuca y agrega que desde que tiene memoria le ha encantado el fútbol e, incluso, su sueño de niño era ser jugador profesional.

“Yo soy cartagenero de nacimiento, pero paisa de corazón. Crecí en la Comuna 15 de Medellín, en Guayabal, un lugar acogedor, eso sí con sus problemas pero tranquilo. Allí salíamos con mis amigos y en cualquier cuadra poníamos dos piedras, pateábamos el balón y se nos pasaban las horas enteras entre partido y partido”, dice Sebastián, más conocido como Boyka en el mundo del freestyle, sobrenombre que tomó de un personaje de la película Invictus, que se caracterizaba por su tenacidad y gran capacidad a la hora de luchar. “Así como Boyka era considerado el luchador más completo, yo soy el freestyler más completo del planeta”, agrega este joven de 20 años, que comenzó su relación con esta modalidad hace seis años, cuando Miguel Trejos, pionero de este deporte en el país, fue a Medellín, lo vio jugando fútbol y lo aconsejó dedicarse a él.

Entre risas, Boyka cuenta que tenía un don escondido para el freestyle, pero que poco a poco lo fue descubriendo. Empezó a sentir un amor indescriptible hacia el balón, sentimiento que lo hizo meterse de cabeza en ese mundo. En 2012 llegó hasta los cuartos de final del Red Bull Street Style en Italia. En aquella temporada también finalizó en la quinta posición del escalafón mundial. Su palmarés indica que es bicampeón nacional y a finales de octubre ganó el mundial de Freestyle que se llevó a cabo en Londres, derrotando en la final a uno de los más reconocidos jugadores, el argentino Charly Iacono.

Sebastián tiene alma y mente de campeón, por eso no se sienta a pensar en los triunfos que ya pasaron, sino en los retos que vienen. “Ahora sigue el torneo de Red Bull Street Style en Salvador Bahía, Brasil. La final será el domingo y espero salir campeón. Allí competiremos contra rivales de 30 países. Mi objetivo es dejar el nombre de Colombia en lo más alto”.

“Es increíble como un balón de fútbol puede alegrarte la vida. Yo siento una pasión enorme porque mi infancia y mi vida se pueden resumir en él. Lo veo como mi todo, como mi compañero y amigo. Incluso le hablo, le digo no me falle, que no se me vaya a caer. También peleamos durante los momentos difíciles, le pego en los entrenamientos cuando las cosas no salen bien. Luego viene la reconciliación. Tiene que ser así, porque todo el tiempo está conmigo, vivimos juntos”, indica entre risas Ortiz.

“Es triste que en nuestro país les den más importancia a los guayos que usó James Rodríguez en un partido y no al título obtenido por un colombiano en el mundial de freestyle. Aquí no te ayuda nadie, ni el Gobierno ni las marcas”, dice Boyka y pone de ejemplo su escuela de fútbol, ubicada en la Comuna 15 de Medellín y a la que asisten solo cinco niños. “Proyectos como la escuela de freestyle en Guayabal vale la pena continuarlos, pues así sean solo cinco, todos tienen un proyecto a futuro. Espero que nos ayuden no sólo en Medellín, sino en muchos lugares de Colombia. Los niños buscan la manera fácil de obtener dinero y si el fútbol freestyle me salvó a mí de haber sido gente del común, quiero que suceda lo mismo con ellos. Todo lo que hemos obtenido ha sido con sacrificio. Por eso el torneo de Red Bull Street Style de ahorita es tan importante para nosotros, porque se puede buscar apoyos”, agrega el campeón mundial, quien afirma estar tan motivado que piensa empezar sus estudios universitarios a partir de 2015 y así obtener un título como profesional en deportes o como fisioterapeuta, que le permita masificar el fútbol freestyle y presentarlo al Estado y las empresas como una actividad seria y con proyección.

No caben dudas de que Sebastián Boyka Ortiz quiere empezar a ser reconocido como jugador de fútbol freestyle y no como un simple chico que hace impresionantes trucos con el balón. Él quiere que sean considerados deportistas de alto rendimiento, que con su ejemplo se consoliden como modelos para cientos de niños que deben gambetear los infortunios que se les presentan en sus entornos. 

tgc_777@hotmail.com
@Theo_Gonzalez

OTROS DEPORTES 13 NOV 2014
10:30 PM
Un deporte que toma fuerza
Por: Theo González Castaño