Fortalecimiento mental de Colombia para afrontar los octavos de final en Canadá

publicado a la‎(s)‎ 20 jun. 2015 12:24 por Eliana Caterine Alvarado   [ actualizado el 20 jun. 2015 12:26 ]

Yoreli Rincón, mediocampista de la selección de Colombia femenina. Foto: AFP

El combinado femenino enfrentará el próximo lunes a Estados Unidos por un cupo a cuartos en el Mundial Femenino.

Son el último equipo con acento español en la Copa Mundial Femenina de la FIFA Canadá 2015. Aquí han anotado su primer gol y han ganado su primer partido mundialista. Son las Chicas Superpoderosas de Colombia, que el próximo lunes 22 de junio pelearán los octavos de final en Edmonton ante, nada más y nada menos, que Estados Unidos, actual subcampeón mundial y oro olímpico.

Un desafío mayúsculo. Pero ellas se preparan con mucho esfuerzo puliendo cada detalle en el plano físico, táctico… y mental. Porque en esta aventura canadiense, el equipo técnico de Felipe Taborda cuenta con una ayuda extra: una psicóloga.

“Son sólo 90 minutos en la cancha pero son años de entrenamientos, de sacrificios y de sueños. Los sueños ahora aquí son grandes, y las metas también. Es cuestión de trabajar y ser inteligentes”. En eso las ayuda la doctora Angela Valero. En utilizar sus recursos personales y grupales de manera inteligente por el éxito colectivo.

“Hacemos un entrenamiento mental. A nivel individual trabajamos la disposición y potenciamos la capacidad y fortalezas que cada una tiene en la cancha y afuera. También hacemos dinámicas de grupo para aumentar el nivel de cohesión”, explica a FIFA.com.

Es un trabajo en constante comunicación con el cuerpo técnico para detectar y atacar los puntos débiles, y enfocarse en aquellas jugadoras que pasen un momento más complicado. Las futbolistas también la buscan a ella para compartir preocupaciones y buscar consejos.

“Los ejercicios de relajación y meditación son una rutina”, continúa la doctora Valero pero añade: “Hay que entender que los nervios son buenos. No son enemigos de nadie. Los nervios los podemos usar a favor o en contra. Y usarlos a favor nos permite estar más activados, más despiertos, tener una posibilidad de reacción más efectiva según las necesidades de cada partido”.

Canadá está resultando una experiencia extraordinaria. Tras un sufrido empate 1-1 con México en el debut, llegó la merecida victoria ante un grande como Francia. Y aunque se cerró con derrota ante Inglaterra, se terminó la fase de grupos, no sólo con un billete a octavos, sino con unas muy buenas sensaciones y una gran imagen futbolística.

El grueso de este grupo de jugadoras se destapó para el mundo en la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA en Alemania 2010. Allí nos deslumbraron terminado cuartas del torneo. Entonces se ganaron el nombre de “Chicas Superpoderosas”. Y han seguido acumulando méritos en todos estos años para afianzar el apodo. “Alrededor de ellas se gesta una imagen de mujeres pujantes, con una determinación, inteligencia y corazón enormes. Es la marca registrada de estas niñas”, dice orgullosa Valero.

Visualizando una bandera

Ha sido un mes y medio de trabajo para ayudarlas a ser conscientes de sus capacidades. “Son personas muy inteligentes y con el pensamiento positivo queremos construir, buscar alternativas, soluciones…”

El delantero de la selección inglesa Wayne Rooney también utiliza el mismo método de la visualización positiva, como otros muchos deportistas de élite como Kobe Bryant.

En esas visualizaciones hay un elemento central y muy presente: la bandera. Ocupa un lugar principal en el vestuario en cada partido. “Es un símbolo patrio permanente. Nuestro colores representan mucho valores. Es una gran motivación. Ahí están plasmados los sueños de las niñas. También incluye a las familias y los millones de compatriotas que comparten el amor a estos colores. Y sobre todo, el orgullo de todo el equipo por estar acá y representarlos”, nos explica la profesional de 32 años

Hay otro elemento crucial. La música. No se entendería a esta selección sin música de fondo. Las acompaña a todas horas. En el autobús, en el hotel, en el vestuario. Ritmos colombianos a un volumen atronador. “Estas niñas son pura alegría. Están disfrutando de una manera muy profesional de este torneo y la música nos sirve doblemente: de conexión con la tierra y de activación, porque nos lleva mentalmente al estado de activación que nos estimula a darlo todo en la cancha”.

Así que no podríamos terminar de otra manera que escuchando a las Superpoderosas cantando todas juntas, camino del vestuario, mientras visualizan pasivamente cómo derrotan a Estados Unidos.

La camiseta sin corazón es sólo un pedazo de algodón ♪
Por eso cuando a la cancha entra mi selección ♪
La impulsan los millones de latidos ♫
De los hinchas que le damos el corazón ♫ 
Porque cuando Colombia juega al corazón me llega ♪
Y no importa si ganamos o perdemos ♫ 
O las cosas no salen como queremos ♫ 
Hasta el ultimo minuto siempre lucharemos ♫ 
Amarillo, azul y rojo se me sale el corazón ♫
Amarillo, azul y rojo, Colombia es mi selección

Por: Fifa.com
19 JUN 2015 - 9:16 PM