FÓRMULA 4 - Mick Schumacher sigue las huellas de su famoso padre

publicado a la‎(s)‎ 8 abr. 2015 10:26 por Eliana Caterine Alvarado   [ actualizado el 8 abr. 2015 10:45 ]

Mick Schumacher, durante la sesión de entrenamientos / FABRIZIO BENSCH (REUTERS)

El hijo del siete veces campeón de fórmula uno, de 16 años, se pone al frente de un F4 ante la mirada de cientos de periodistas.
En el exclusivo y peligroso mundo del deporte automovilístico, el apellido Schumacher despierta la pasión y, como ocurrió este miércoles en Oscherleben, también la curiosidad de decenas de periodistas, que llegaron al circuito para captar las primeras imágenes de Mick Schumacher, el hijo del campeón de 16 años a bordo de un coche F4, un bólido de 160 caballos de fuerza, e intentar descubrir si el joven ha heredado las habilidades de su famoso padre al frente del volante.

Mick Schumacher, aconsejado por la asesora de su padre, Sabine Kehm, evitó la presión de las preguntas y no hizo declaraciones en su primera aparición como piloto de F4. Es probable que tampoco lo haga en el futuro por consejo de Kehm, quien sugirió a los periodistas que no acosaran a Mick con preguntas relativas al estado de salud de su famoso padre.

“Durante el curso del año, él reunirá mucha experiencia y, al mismo tiempo, intentará dar lo mejor de sí mismo. También quiero solicitar una gran moderación para que él pueda demostrar lo que es capaz de hacer”, dijo la asesora. “No debemos olvidar que es un joven que recién ha cumplido 16 años”, añadió.

El joven, vestido con un traje negro y su cabeza protegida con un caso de color amarillo-verde, se subió a bordo de su coche, levantó la visera para permitir nuevas imágenes de su juvenil rostro, observó con cuidado los dos espejos exteriores y se preparó para realizar su primer ensayo en el circuito de 3,7 kilómetros. A lo largo de 75 minutos, Mick ofreció las primeras señales de que podría haber heredado el ADN de su famoso padre.

Queremos enfatizar que Mick debe tomarse su tiempo para aprender a ser piloto"
Frits van Amersfoot, jefe del equipo

Su primera ronda la cubrió en 1:29,039 minutos. Lo que le valió el puesto número ocho. En la segunda apretó más a fondo el acelerador y recorrió los 3,7 kilómetros en 1:27,766 minutos, 0,633 segundos por detrás del piloto sueco, Joel Eriksson, que fue el más rápido.

El primer ensayo del hijo del campeón se llevó a cabo bajo un estricto secretismo, una medida destinada a proteger al joven piloto. La escudería Van Amersfoort Racing había adoptado un severo catálogo de medidas de seguridad para facilitar el ensayo. Durante los preparativos nadie pudo observar el comportamiento de Mick y solo cuando ya estaba preparado para conducir su coche, las cámaras de televisión y fotógrafos fueron invitados para captar el comienzo de una carrera profesional que ha despertado la pasión en Alemania.

La fiesta que tuvo lugar en el circuito de Oscherleben no estaba dedicada al hijo del campeón y tenía como meta reunir a todos los pilotos del circuito para que pudieran probar sus bólidos. Pero la presencia de Mick Schumacher convirtió el ensayo general en un evento mediático. “Mick será tratado como cualquier otro piloto”, había señalado un portavoz de ADAC, el club alemán del automóvil en vísperas de los ensayos que terminan el jueves.

“Por supuesto que sabemos que su padre es siete veces campeón del mundo. Pero queremos enfatizar que Mick debe tomarse su tiempo para aprender a ser piloto”, señaló el jefe del equipo en el que debutara en la F4 alemana, Frits van Amersfoot.

El bólido de Mick Schumacher será solo uno de los 42 coches de 18 equipos inscritos para l temporada F4 en Alemania, que se inicia el 25 de abril próximo en Oscherleben y que debe concluir en octubre en Ockenheim, en total ocho fines de semana que le ayudarán al hijo del campeón para demostrar a la afición de que la leyenda del apellido Schumacher sigue con vida.

ENRIQUE MÜLLER Berlín 
8 ABR 2015 - 16:59 CEST