El Real Madrid vuelve a caer en el pecado de la vanidad

publicado a la‎(s)‎ 10 feb. 2015 13:29 por Carlos Perez
iker-jarras-derbi-efe.jpg
Iker Casillas, durante el derbi del pasado sábado. Imagen: EFE.

La dolorosa derrota en el Vicente Calderón provocó una reunión en la que el vestuario del Real Madrid trató de encontrar la causa del cada vez más dañino bajón del equipo. El jugador más claro fue Pepe, que llegó a decir en voz alta que se había perdido la humildad.

El portugués ahondó en un aspecto nada desdeñable en esta crisis blanca. Y es que después del Mundial de clubes se ha sufrido el efecto del exceso de halagos y piropos al tramo inmaculado del equipo de Carlo Ancelotti. Ya se percibió a finales de diciembre, con un amistoso incómodo que acabó en derrota ante el Milan, y continuó en Liga y Copa ante Valencia y Atlético. La plantilla se estaba dejando.

Se dependía cada vez más de chispazos, de destellos individuales para poder abrir la lata. Pocos jugadores estaban realmente entonados (Isco y Marcelo), y el juego era cada vez más espeso, sin rastro de las combinaciones de hace un par de meses.

Las derrotas no solo se deciden en lo deportivo, sino también en lo actitudinal. No fue casualidad que valencianos y colchoneros se llevasen los partidos a su terreno con facilidad, a base de imponer intensidad ante un equipo desnudado en ese aspecto. En la trinchera, el Real Madrid perdió porque ni siquiera acudió a la batalla.

Sobre eso se está intentando incidir en el vestuario blanco. En el césped se puede perder, pero no de cualquier manera. Y la actitud del pasado sábado fue la de un equipo que se tomó el encuentro a la ligera, como si muchos de sus jugadores tuviesen la cabeza en otra parte. Ganar con el escudo es algo que en fútbol apenas ocurre. Cada vez menos.

El antecedente

Lo que ha pasado estos días en el Real Madrid tiene un precedente esta temporada. La brillante victoria en la Supercopa de Europa ante el Sevilla maravilló a la prensa nacional e internacional y lanzó la intención blanca de luchar por el 'sextete'. El buen juego desplegado, la ampliación del fondo de armario, la aparente recuperación de Cristiano y el buen momento de Bale, Kroos...pero pronto hubo un naufragio.

En la Supercopa de España el Atlético se impuso, y dos derrotas seguidas ante la Real y el mismo Atlético hicieron estallar las alarmas y despertar al equipo de un ensueño prematuro. Se discutieron todo tipo de cosas: las ayudas que necesitaba Kroos, la reconversión de James, el papel de Isco, el escaso sacrificio de la 'BBC'...y de esta puesta en común salió un conjunto fortalecido que consiguió una espectacular racha de 22 victorias consecutivas.

Ahora, los blancos están de nuevo en la casilla de salida. Después de un tramo en el que equipo se ha mirado demasiado el ombligo, toca aumentar el esfuerzo y apretar los dientes. Con el K.O. en Copa, la dificultad propia de la Champions y el Barcelona y el Atlético acechando en Liga, conseguir más títulos requerirá el 100% de los jugadores. Y no volver a caer en el pecado de la vanidad.

EFE
10/02/2015

Comments