El Real Madrid sigue sin dar la talla contra los grandes rivales

publicado a la‎(s)‎ 9 abr. 2014 22:00 por Carlos Perez   [ actualizado el 9 abr. 2014 22:03 ]
carvajal-lamento-borussia-efe.jpg

FOTO: EFE



A pesar de la clasificación a semifinales, la derrota del Real Madrid en el Signal Iduna Park enciende todas las alarmas y certifica una sospecha más que fundada. El equipo de Carlo Ancelotti no es el equipo fiable que se esperaba a principios de temporada. Algo que estuvo a punto de costarle la Champions, y que está cerca de dejarle sin Liga.



Los resultados hablan por sí solos. El conjunto blanco se dejó puntos vitales en el primer tramo de la temporada, y hasta que Xabi Alonso no volvió al equipo no ofreció la imagen de un equipo sólido. Pero no solo es eso. Lo más alarmante de esta temporada blanca es la incapacidad de los chicos de Carleto para sacar adelante los partidos contra los grandes rivales.

Repasando la lista de encuentros, los blancos solo han conseguido 18 puntos de 36 posibles ante los siete primeros clasificados de la Liga. No ha ganado a sus dos rivales por el título (1 punto de 12 posibles ante Atleti y Barcelona) y fuera de casa el rendimiento es negativo: solo 6 puntos de 18 posibles.

Y dejando a un lado las cifras, la imagen dista mucho de la deseada por los aficionados y de las expectativas creadas en verano. El equipo se ha visto superado en muchos encuentros, desdibujado, regalando el balón y el dominio del juego, y concediendo muchas facilidades en defensa. Demasiados errores, tanto individuales como colectivos.

En Europa, el panorama varía levemente. Considerando a Juventus, Schalke 04 y Borussia Dormund como rivales de cierta entidad, el Madrid se desquitó con un 1-6 fuera de casa contra el exequipo de Raúl, pero empató a 2 en Turín y ayer perdió contra Reus y compañía.

La Copa del Rey fue un oasis en medio del desierto para los jugadores blancos: en su duelo contra el Atlético de Madrid, el equipo se impuso por doble partida a los rojiblancos. Una eliminatoria que devolvió la fe a los madridistas pero cuyo efecto fue solo transitorio, ya que las derrotas ante Barcelona, Sevilla y Dortmund (a pesar del partido de ida) han enrarecido el ambiente y enfriado los ánimos.

Por esto, con el tramo más exigente de la temporada ante sí, el Madrid tiene un problema: convertirse en un equipo fiable ante los grandes rivales en las tres competiciones. La Copa del Rey se juega en una semana, y la Champions vuelve en dos. Poco tiempo y mucho que corregir: Ancelotti tiene trabajo.


POR: EFE
10/04/2014