El Real Madrid se resquebraja por la cintura

publicado a la‎(s)‎ 11 mar. 2015 11:16 por Carlos Perez
Huntelaar anota el 3-4. Imagen: Reuters.



Ante el Schalke 04, el Real Madrid realizó uno de sus peores partidos de los últimos años. El problema se debió a diferentes razones, pero en lo estrictamente futbolístico, se percibió a un equipo que recordó (aunque con los rasgos aumentados) al de principios de temporada. Partido en dos.


Y es que, contra los de Di Matteo, los blancos fueron una sombra de sí mismos y una escuadra que renunció a toda posibilidad de jugar al fútbol. Esto no derivó en un atrincheramiento en el área, sino que se concedieron al Schalke 04 todas las facilidades imaginables. No es casualidad que los mineros marcasen cuatro goles en el Bernabéu, algo que no pasaba en 15 años en Champions.

El Schalke 04 remató más (20 a 14), disparó más a puerta (10 a 9), dio más pases (602 frente a 559), recuperó más balones (51 a 49) y tuvo un mayor porcentaje de posesión (51 a 49). Después de tres meses, perdía el dominio de la pelota, y a la vez, concedía el mayor número de tiros a puerta de todo el curso.

De nuevo, la ayuda de la 'BBC' brilló por su ausencia, con solo seis balones recuperados en total. El espacio inmenso en el centro del campo, con la difuminación de Isco y la incomparecencia de Khedira que obligaron a Kroos a abarcar casi toda la medular, fue aprovechado por los mediapuntas alemanes, que se hincharon a recibir en las zonas de peligro, y a conducir en campo rival.

Los laterales también fueron una vía de agua sin tapar, ya que Álvaro Arbeloa y Fabio Coentrao se vieron superados por Fuchs y Barnetta. Así llegó el primer gol del Schalke 04, en un balón de lado a lado. El segundo fue tras un despiste del lateral, que no fue a por mal rechace de Iker. El tercero, por la pasividad de Coentrao al no tapar el tiro de Sané. En el cuarto, el caos en las marcas propició que el despeje de Modric le cayese solo a Huntelaar.

Todos estos errores de la defensa llegaron debido a la inferioridad en centro del campo. Cuando el Schalke 04 desplegó a todos sus centrocampistas, el Real Madrid se vio desbordado. No hubo solidaridad entre compañeros, ni trabajo en equipo. El equipo de Ance

EFE
11/03/2015
Comments