El Real Madrid se parte por la mitad

publicado a la‎(s)‎ 1 sept. 2014 15:26 por Carlos Perez
madrid-pierde-anoeta-efe.jpg - 640x450

Ramos, Marcelo y Kroos, en Anoeta. Imagen: EFE



En la segunda jornada de Liga llegó el primer tropiezo del Real Madrid. No fue uno cualquiera, sino un doloroso 4-2 en un encuentro que dejó al aire las carencias tácticas del equipo blanco. Carlo Ancelotti tiene mucho trabajo por delante en la zona que, en este momento, es la más problemática: el centro del campo.



Y es que el Real Madrid mostró ayer el grave problema que tiene tras el paso por el mercado de fichajes. Una medular que ayer se vio desnudada por la Real Sociedad. El equipo de Jagoba Arrasate evidenció el desbarajuste en el centro del campo blanco. Los nuevos efectivos no dan lo aportado por los que han salido.

Porque Toni Kroos y Luka Modric no abarcan todo el campo que necesita el equipo blanco. El alemán y el croata son dos piezas con tendencia al ataque. Aunque el alemán parte en principio de una posición algo más atrasada, la realidad es que él y Modric dejan al equipo partido en dos y falto de equilibrio. Algo que deberá corregir Ancelotti y que ayer le costó buena parte de los tres puntos.



Sin Xabi Alonso y Khedira en el banquillo, el Real Madrid careció de un jugador que cubra las espaldas a la defensa y haga de soporte del centro del campo. Si Kroos y Modric avanzan demasiado, la defensa se queda cortada, algo que reclamaban durante el partido Sergio Ramos y Pepe.

La ausencia de Di María también se nota en el centro del campo: era el futbolista de más presencia y recorrido en todo el campo, y su afán atacante no afectaba, ya que su físico le permitía regresar y robar balones con frecuencia.

Además, James Rodríguez e Isco (los dos juntos o por separado) tampoco son futbolistas de gran desgaste defensivo, por lo que el Real Madrid tiene en su equipo titular un jugador menos de trabajo.

Ayer, ante un equipo que potencia el juego de toque, el Real Madrid se vio afectado por todos estos factores. Superado en número por los futbolistas donostiarras, no tuvo la pelota durante la mitad de la primera parte y el segundo tiempo al completo.

La solución parece complicada a corto plazo. Khedira es una de ellas, pero esto obligaría a dejar en el banquillo a uno de los jugadores de ataque. Cristiano, Bale y Benzema son intocables, y el alto coste del fichaje de James también h

EFE
02/09/2014
Comments