El Real Madrid se encomienda a la 'dictadura de terciopelo' de Carlo Ancelotti

publicado a la‎(s)‎ 13 nov. 2014 10:59 por Carlos Perez
ancelotti-modric-entreno-efe.jpg

Ancelotti bromea con Modric en un entrenamiento. Imagen: EFE.



El Real Madrid vive tiempos felices. Con las tres competiciones en las que participa bien encaminadas, exhibe un nuevo estilo de juego que gusta a los aficionados y tiene a muchos jugadores enchufados, casi en el mejor momento de sus carreras. Este estado de satisfacción generalizada radica en las buenas maneras de un entrenador, Carlo Ancelotti, que ha hecho posible lo imposible: llevar la tranquilidad a un equipo con tendencia a las convulsiones periódicas.



El entrenador italiano ha trasladado al Real Madrid a otros tiempos y ha pacificado la institución a todos los niveles, dado que el plano deportivo repercute en el resto: ya no se cuestiona a Florentino, hay unanimidad en los aficionados e incluso figuras muy cuestionadas a principio de temporada como Casillas o Benzema cuentan con el apoyo de la grada. Ya no hay 'guerras civiles' y en el vestuario están todos a una.

Todo se deriva de la 'dictadura de terciopelo' de Ancelotti, un método en el que no caben las tensiones, con el objetivo de encontrar el clima óptimo para la progresión en un vestuario. Sin malas maneras, con mucho talante y una eficaz claridad, ha apagado los fuegos. Acabó de una vez por todas con el debate en la portería asegurando que Iker sería titular, protegió a Bale confirmando su titularidad cuando se recuperase...pero también se ha encargado de mejorar a los dos fichajes más importantes del verano (Kroos y James) y ha sabido encontrar al mejor Isco.

Los jugadores valoran este nuevo estado en el vestuario. Atrás queda una etapa de inestabilidad y con un clima ni mucho menos perfecto que llevó al surgimiento de problemas y encontronazos entre jugadores e incluso con el técnico. Una de las voces autorizadas de la plantilla, Sergio Ramos, lo confirma.

"Puede ser que el vestuario esté más unido que hace dos años. No quiero ponerme medallas y menos que no me corresponden (...) si es verdad que la relación y el clima es mucho más sano y más tranquilo que hace tiempo", dijo ayer en Radio Marca el de Camas. Esa comparación con dos años atrás responde, obviamente, a Mourinho, con quien Ramos pudo tener algún que otro roce.

Además, da a Ancelotti la responsabilidad del éxito y de la nueva paz en el Bernabéu: "Aparte de ser una grandísima persona, ha dado esa tranquilidad y esa estabilidad para no tener polémicas fuera del vestuario. Ha sabido manejar a cualquier tipo de jugador, cualquier tipo de problema, y ahí lo véis".

Trabajar sin presión tras la 'Décima' y el fin de los conflictos internos, superando la pequeña crisis al inicio de la temporada, ha tenido como resultado una de las mejores rachas del equipo y también en lo que se refiere a las sensaciones. El trabajo diplomático de Ancelotti da sus frutos. Y el Real Madrid, que ya está pensando en su renovación, se entrega en cuerpo y alma a un técnico con el que vuelve a la senda del éxito.


EFE
13/11/2014
Comments