El Real Madrid olvida a Xabi Alonso y Di María con una medular superior al Barça

publicado a la‎(s)‎ 27 oct. 2014 14:51 por Carlos Perez
Isco-entrada-Luis-Suarez-2014-EFE.jpg


Isco representa la transformación del medio campo blanco | EFE



El Real Madrid no sólo venció al Barça en el Clásico y recortó distancias con los culés en la tabla de clasificación, sino que también aprovechó para 'matar' dos pájaros de un tiro. La exhibición del mediocampo blanco sirvió para olvidar a Xabi Alonso y Di María y, de paso, consolidar una idea que hace años parecía imposible: a día de hoy, la medular blanca es muy superior a la de su eterno enemigo.



Ambos enunciados sonaban a quimera en el arranque del curso, pero el trabajo de Ancelotti con Kroos y James y el exponencial crecimiento de Isco en el apartado defensivo han obrado este doble milagro.

En el primer apartado, el de olvidar a Xabi y Di María, han sido vitales los avances de los antes citados Kroos y James. Avances sobre todo en el plano táctico y en el convencimiento personal de que aumentando su sacrificio defensivo pueden crecer individual y colectivamente.
La evolución de James y Kroos

En los primeros partidos del curso el Real Madrid sufrió por la pasividad de ambos. Al alemán le costaba asumir su rol de pivote por delante de la defensa.

Apenas bajaba a cubrir los espacios que dejaba a su espalda cuando buscaba la portería rival y eso generaba enormes espacios entre la medular y la defensa que aprovechaban a la perfección los mediocampistas rivales. Los goles del Atlético de Madrid o la Real Sociedad llegaron precisamente por que Kroos no ocupó ese hueco.

Algo parecido le sucedía a un James que llegó a Madrid como segundo delantero y estrella de Colombia y al que Ancelotti pidió que se reconvirtiera a interior con el 'mono' de trabajo a cuestas.

El proceso no fue sencillo. En esos primeros choques el '10' se solía olvidar de presionar la salida del balón rival y no acompañaba a los defensas cuando tocaba tapar las acometidas rivales. Ahora es uno de los mediocampistas que más cierra en defensa y compensa su falta de velocidad con una intensidad tanto para subir como para bajar.

Además, sus centros al área siempre llevan peligro y sabe usar el factor sorpresa para llegar desde la segunda línea. Ante el Barça casi anota un buen tanto de cabeza precisamente por emerger en el punto de penalti sin que ningún defensa advirtiera de su aparición
Superioridad frente al Barça

Pero si hacer olvidar a Xabi y Di María parecía complicado, lo cierto es que superar al mediocampo del Barça era un camino que hace sólo dos temporadas parecía impensable. Ahora es factible porque el Barça no roza su mejor rendimiento, pero también porque Ancelotti se ha ocupado de corregir esta sensación de varias maneras. La primera, insistiendo en alinear 'jugones'. Lo nunca visto en épocas pretéritas. Frente a los culés, el italiano usó a Modric, Kroos, James e Isco.

Nada de pivotes defensivos tipo Khedira, medioscentros menos creativos como Illarramendi o defensas reconvertidos como Pepe o Sergio Ramos.

Con tanto talento sobre el campo, el espectáculo ofensivo estaba garantizado. El problema era garantizar el equilibrio defensivo. Éste es el segundo mérito de Ancelotti.

El preparador italiano ha convencido a todos y cada uno de los medocampistas blancos para que trabajen al máximo en tareas defensivas. Su nivel de presión y desgaste físico recuerda al que mantenía el Barça de Guardiola, un equipo que, sin pelota, era casi más peligroso que con ella.

El caso de Isco es el más ejemplarizante. Ante el Barça fue el mejor del Real Madrid. Su fe en el 3-1 forma parte de ese convencimiento. Para colmo, dio sentido a a la movilidad de balón blanca y robó hasta cinco balones. En este apartado, en Liverpool, se hizo con 10 esféricos y fue el segundo jugador blanco en este apartado sólo por detrás de Varane.

Estadística que corrobora lo visto sobre el terreno de juego, con una medular solidaria amante de tener el esférico y tenerlo con criterio para dominar el encuentro o lanzar contras al viejo estilo blanco.

Es la nueva seña de identidad de un equipo que sigue su evolución ascendente sólo uno meses después de haber perdido dos hombres clave en la 'Décima' y que, por ahora, reina como el mediocampo más brillante de España por delante del mismísimo FC Barcelona.


EFE
27/10/2014
Comments