El Real Madrid, molesto con Raúl

publicado a la‎(s)‎ 26 feb. 2014 19:03 por Carlos Perez   [ actualizado el 26 feb. 2014 19:13 ]
Raul-celebra-schalke-2011-efe.jpg

FOTO: EFE



Raúl González Blanco tendrá esta noche una sensación extraña. El ex capitán del Real Madrid verá como el equipo de toda su vida se mide a su último gran escuadra en Europa, el Schalke 04.

El balance de años jugados en uno y otro debería inclinar sus deseos de victoria hacia el cuadro blanco. Sin embargo, en una entrevista concedida a la web del conjunto alemán, Raúl se sinceró: "Jugaría la ida con el Schalke y la vuelta con el Real Madrid. Así me aseguraría pasar de ronda con cualquiera de los dos", dijo el delantero también capitán del Al-Saad, su actual equipos.

Esas declaraciones, aparentemente inocentes, han provocado un hondo malestar entre un buen puñado de aficionados madridistas. Creen que su respuesta debería haber sido la de apoyar única y exclusivamente al Real Madrid. Esa sensación también la comparte parte de la zona noble del Santiago Bernabéu.

Según la Cadena Cope, en el club blanco no ha sentado nada bien que Raúl no se haya decantado por el equipo en el que se hizo grande. De hecho, entienden que sus palabras pueden ser una suerte de tirón de orejas del ex capitán por el retraso en el homenaje que le concedió el club blanco, un homenaje que llegó después del que le dio el propio Schalke. De hecho, los alemanes le dieron dos homenajes. Uno, cuando anunció su salida del club y otro, un año después, a principios del verano de 2013.

Fue esta cascada de homenajes la que hizo que el Real Madrid reaccionara e invitase al Al Saad al trofeo Santiago Bernabéu para que el encuentro se convirtiese en una suerte de homenaje a Raúl. Homenaje, en parte, empañado por su ausencia en el cartel que anunciaba el partido. El club tuvo que sacar apresuradamente un anuncio en la prensa nacional para enmendar el error.

Cabe recordar que Raúl dejó una profunda huella en el Schalke en sus dos años como jugador del cuadro de la cuenca del Ruhr. En el primero, ganó la Copa de Alemania y llegó a semifinales de Champions. Cayó ante el Manchester United. En el año de su retirada, el Schalke volvió a la Champions y lo hizo con el madrileño como estandarte.

Los ingresos del club se dispararon gracias a su imagen y el equipo ganó en competitividad e imagen. Pasaron de ser un equipo bueno de Alemania, a creerse las opciones de ganar título temporada tras temporada.


POR: EFE
27/02/2014