El pedalista Marlon Pérez regresó al ciclismo para fortuna de sí mismo

publicado a la‎(s)‎ 9 ago. 2015 14:08 por Eliana Caterine Alvarado   [ actualizado el 9 ago. 2015 14:08 ]

El pedalista de equipo Rionegro con más Futuro fue lider de la combatividad en la Vuelta a Colombia.

Presencia en el organismo de metabolito GW1516. Eso fue lo que le dijo la Unión Ciclística Internacional a Marlon Pérez el 3 de mayo de 2013, día en el que el máximo organismo del ciclismo mundial decidió apartarlo de la competencia. Según la UCI, el antioqueño había consumido esa sustancia para elevar su rendimiento en la Vuelta a Costa Rica del año anterior. Según Marlon, era un simple quemador de grasa naturista que se utilizaba comúnmente entre los corredores de nuestro país y que aún no estaba prohibido del todo por la Agencia Mundial Antidopaje.

Versiones encontradas que dejaron un solo resultado: la suspensión del veterano ciclista, quien por ese entonces corría para el equipo GW Shimano, impidiéndole que estuviera presente en cualquier competencia con el aval del ente rector. “A vos te abandona todo el mundo. Los que pensabas que eran tus amigos desaparecen, los patrocinadores no quieren ni verte y los colegas te rechazan sin saber el porqué. Eso es traumático para una persona que vivía únicamente por la bicicleta”, dice Pérez con un tono de frustración.

Con el vicio contraído de juzgar sin entender y de hablar sin saber, el repudio de quienes hacían parte de su mundo fue inminente. El año pasado, cuando aún el veredicto tomaba forma en medio de la penumbra, los organizadores de la Vuelta a Colombia expulsaron a Marlon en el momento que se disponía a dirigir el equipo de Rionegro con más futuro, una escuadra repleta de juveniles. La orden desde la UCI era clara: ni como entrenador, ni como masajista ni como nada.

El rechazo llevó a la depresión, a no querer hacer nada, a ver pasar la vida sin siquiera inmutarse, como si nada tuviera sentido lejos de las carreras. Pérez perdió la noción del tiempo, se sentó a esperar con el aspecto de un hombre que se sentía derrotado por las circunstancias. Subió de peso mientras cultivaba en solitario el hábito de la bebida, fatal para un cuerpo acostumbrado a la vida sana. No culpó a nadie por los tragos de más y asumió el luto de su divorcio con el ciclismo. Vendió dos apartamentos fruto de sus pedalazos para suplir los gastos del hogar en un momento en el que el dinero escaseaba en un bolsillo pero abundaba en otro.

Su novia Natalia López (ahora su esposa) no aguantó verlo así, sumido en la tristeza absoluta que generan las rondas interminables de alcohol, y con el temperamento de quien ama sin condiciones recuperó al hombre luchador, echado ‘pa’ lante’, andariego y dicharachero. Marlon empezó de nuevo vendiendo repuestos de bicicletas y montó un salón de masajes en la casa para deportistas de alto rendimiento. Incluso trabajó en un parqueadero para recolectar unos pesos de más.

“Desde muy pequeño tuve que guerrearla en Támesis (Antioquia). Nunca fui penoso para venderme y ganarme el dinero dignamente. Me iba para la plaza de mercado los sábados a acarrear bultos de lo que fuera, a mover cualquier carreta, a vender oraciones, novenas, a lavar platos, hacía de todo. Inclusive antes de ser ciclista profesional fui mesero. Hice cualquier cosa para sobrevivir y en este tiempo tuve que recurrir a algunas de estas actividades para mantenerme”.

El miedo a seguir ganando kilos lo impulsó a comprar dos ruedas, un marco de carbono marca GW, un grupo de relación ultra para armar una ‘bici’ de primer nivel. “Lo hice con mucho cariño y creo que por eso me gusta más que si me la hubiera dado un equipo. Ahora salgo a rodar sin presiones, a disfrutar el parche sin que nadie me obligue a hacer nada. Hasta me acuesto temprano como antes. Las ganas que tengo de correr no las sentía hace tiempo. Puedo decir que mentalmente soy un juvenil más. Habrá que esperar si el cuerpo responde”, concluye un hombre que más allá del resultado en la edición 65 de la Vuelta ya sonríe con una satisfacción anticipada por haber ganado la carrera más importante de su vida.

#DatoDeportivo ¿Sabías que Marlon Pérez fue medalla de oro en la contrarreloj individual de los Juegos Panamericanos de Guadalajara en 2011?

Camilo G. Amaya, Señal Colombia
9 AGO 2015 - 11:31 AM