El Mundial de Brasil da alas a los tres resucitados del Barcelona

publicado a la‎(s)‎ 17 jun. 2014 15:39 por Carlos Perez   [ actualizado el 17 jun. 2014 15:39 ]
seleccion-argentina-messi-grita-reuters
 
Messi celebra el gol ante Bosnia. Foto: Reuters

El Barcelona acabó la temporada 2013/2014 deprimido: ningún título ganado por primera vez desde la llegada de Guardiola, la pérdida de la Liga en su propio campo, las múltiples voces hablando de la necesidad de una renovación...y por supuesto, el bajo estado de forma de muchos de sus jugadores.

Pero el Mundial de Brasil ha cambiado esto último. O al menos en algunos casos. Porque la cita mundialista ha resucitado a tres jugadores culés. Tres futbolistas que han realizado una temporada gris y que, sin embargo, han revivido en tan solo un partido con su selección.

Leo Messi es uno de ellos. El argentino, entre lesiones y bajones durante toda la temporada, no fue el jugador determinante, ni mucho menos ostentó su condición de mejor jugador del mundo. Pero en Maracaná, contra Bosnia, se olvidó de todos sus males.

El rosarino lideró a Argentina, se mostró mucho más activo y culminó la faena con un gol marca de la casa: diagonal de lado a lado regateando rivales y terminando con un disparo con efecto. El premio a este partido fue doble: la euforia de la hinchada albiceleste con su actuación y el MVP del encuentro.

El caso quizás más relevante es el de Neymar. Porque si de Messi se espera siempre el liderazgo que este año no ha sido capaz de asumir, el de Mogi das Cruzes se ha erigido en el auténtico líder de Brasil. Por él pasa todo lo que conlleva peligro. Se echa al equipo a la espalda y lo saca de atolladeros como el del pasado jueves ante Croacia.

Su primer gol significó el empate, él provocó el penalti que se encargaría de transformar y, como premio a su protagonismo, también recibió el MVP del partido. Lo de la Copa Confederaciones no fue un espejismo y el partido inaugural del Mundial así lo demostró. Un mundo diferente comparado con lo visto en Can Barça.

Alexis Sánchez es el último de los resucitados del Barcelona. Sus números con el Barcelona dan sensaciones diferentes a las ofrecidas en el campo, y no es nada seguro que continúe en Barcelona. Pero el chileno se olvidó de su paso por la ciudad condal y lideró a una Chile con Arturo Vidal al 50% por su recuperación de la lesión en su rodilla.

El '7' abrió la lata en el minuto 12 y se encargó de asistir a Valdivia para el 2-0 en tan solo 14 minutos. Al igual que sus dos compañeros de equipo, la FIFA recompensó su actuación con el MVP del partido.


EFE
18/06/2014