El límite que atenaza a Cristiano Ronaldo

publicado a la‎(s)‎ 18 feb. 2015 13:24 por Carlos Perez
cristiano-deportivo-desolado.jpg
.Cristiano, en el partido ante el Deportivo. Imagen: Reuters






Se ha hablado mucho de los factores que han influido en este bajón: Cristiano no es una máquina, su estado anímico no es el mejor después de la ruptura de su relación sentimental...y uno clave, probablemente el que más tenga que ver por lo que significa: su delicado estado físico. CR7 sigue teniendo problemas, y el avance del tiempo no es ajeno para él.

Por todos es sabido (si alguno no lo sabía, se enteró por la polémica fiesta que organizó tras el derbi) que Cristiano ya ha alcanzado la treintena. Pero lo más complicado es que el propio jugador se conciencie de ello. Y eso ha tardado en producirse: el de Madeira comienza a percibir señales y anda en plena adaptación a un nuevo estado que le imposibilitará tener el mismo nivel físico de antes. No es algo que tenga que restarle méritos, sino una consecuencia lógica de su edad.

Cristiano es uno de los futbolistas más profesionales del planeta en cuanto al cuidado de su cuerpo y el respeto a la tiranía de su estado físico. Buena parte de su juego había dependido siempre de su increíble capacidad atlética. Han pasado los años (ya lleva casi cinco en el Real Madrid) y en los últimos tiempos ya se percibe a un Cristiano que no puede llegar al mismo nivel. Él mismo lo dijo en enero: "No soy de otro planeta".

Por todo esto, Cristiano anda en proceso de reciclaje, algo que cuesta a un jugador que exhibía una forma portentosa por lo atípico de su regularidad. Su bajón tiene mucho que ver con que ya no puede mantener el listón tan alto durante toda la temporada. Incluso en su mejor momento, Cristiano ha variado la forma de jugar.

El portugués se ha convertido en un delantero de pocos toques: ya no goza de tantas arrancadas. Se dosifica porque el cuerpo le obliga. De los 36 tantos que ha metido este curso, 31 han sido en solo un toque. Ya no es ese extremo veloz con capacidad goleadora, ahora es un killer. No es anecdótico.

Su rodilla sigue sin darle toda la tregua que debería. No se sabe si son dolencias que arrastra tras la tendinitis del curso pasado o si éstas responden a otros factores, pero Cristiano no trabaja al 100% desde hace tiempo, según reza la prensa cercana al luso. Tras años y años de competitividad al máximo, sin dar tregua a su cuerpo (él llegó a confesar que se jugó su carrera al forzar para jugar la final de Champions), ahora es su organismo el que le impone un limite.



EFE
18702/2015
Comments