El gran Usain Bolt está de vuelta

publicado a la‎(s)‎ 25 jul. 2015 18:08 por Eliana Caterine Alvarado

Bolt, a la derecha, cruza la línea por delante de Rodgers en la final de los 100m. / IAN WALTON (GETTY IMAGES)

El recordman mundial corre los 100 metros en Londres en 9,87s, bajando de 9,90s por primera vez desde hace dos años

A un mes, más o menos, para los Mundiales de Pekín (22 a 31 de agosto), el atletismo vivía una situación irreal y preocupante para el marketing de los campeonatos. 

Mientras el rey Usain Bolt, la gran estrella desde hace siete años, sufría y parecía incapaz de correr un 100 metros en condiciones, su viejo rival local, Asafa Powell, y los norteamericanos de siempre, Tyson Gay y, sobre todo, Justin Gatlin, tres que han regresado de sanciones por dopaje, reventaban los cronómetros y se postulaban como claros favoritos para Pekín. Mientras de Bolt solo llegaban noticias preocupantes de lesiones, mala forma, sobrepeso, Justin Gatlin, invicto en sus 20 últimas carreras, era capaz de correr cuatro veces por debajo de 9,80s, con una mejor marca de 9,74s.

El jueves, la víspera de correr el mitin de Londres en el estadio en el que en 2012 logró su segundo triplete olímpico (100m, 200m y relevo corto), Bolt anunció sonriente que ya se sentía preparado para el desafío, que solo necesitaba mejorar sus primeros 40 metros, la salida y las primeras zancadas. “En los últimos 60 no tengo problemas”, dijo. Y el viernes, un día de lluvia y de viento en contra en la recta londinense, el jamaicano demostró que no hablaba en vano. Corrió dos veces los 100m, en semifinales y final, y en ambos repitió marca: 9,87s. Desde la reunión de Bruselas en septiembre de 2013, pocos días después de ganar en Moscú su segundo oro mundial en los 100m y su tercero en los 200m, cuando corrió en 9,80s, Bolt no había sido capaz de correr unos buenos 100m. En 2014, año sin campeonatos grandes, se tomó la temporada sabática y en 2015 aún no se había atrevido a correr un 100m serio.

No fueron todo alabanzas para Bolt en el estadio londinense. Si en semifinales, con viento en contra de 1,2 metros por segundo, salió magnífico y a los 90 metros se dejó ir, en la final, corrida con menos viento (-0/8 m/s), salió mal (173 milésimas de segundo de tiempo de reacción), mucho más nervioso corrió y se debió emplear a fondo para remontar en los segundos 50 metros al norteamericano Michael Rodgers (segundo, 9,90s) y a su compatriota jamaicano Kemar Bailey-Cole (9.92).

El otro gran triunfador de Londres 2012, el británico Mo Farah, logró, por su parte, la mejor marca mundial del año (7m 34,66s) en los 3.000m.

CARLOS ARRIBAS 
24 JUL 2015 - 23:41 CEST
Comments