El gran 'armador' de la vela rusa desembarca en el Real Club Náutico de Valencia (España)

publicado a la‎(s)‎ 2 ago. 2015 16:49 por Eliana Caterine Alvarado   [ actualizado el 2 ago. 2015 16:50 ]


Foto: Vladimir Liubomirov, con chaqueta negra, navegando en Valencia durante una manga de las 52 Super Series. | MartinezStudio

La Marina Real de Valencia ha perdido un nuevo inquilino: el Saint Petersburg Yacht Club (SPBYC). Su proyecto para construir una nueva base donde establecer su sede invernal se materializará finalmente en el Real Club Náutico de Valencia después de los problemas que los responsables del náutico ruso se han encontrado con la administración valenciana. Será el desembarco de la flota de Vladimir Liubomirov, el armador de la vela rusa.

Hasta en dos ocasiones intentaron buscar una ubicación en la dársena pero finalmente el acuerdo está a punto de cerrarse con el club deportivo valenciano, según explicó a EL. MUNDO su presidente, Julián Vico. «Hemos cerrado el núcleo principal del acuerdo y sólo faltan unos flecos para acabar de ratificar una inversión que rondará los 700.000 euros», aseguró Vico. Los dos clubes náuticos solventan así las desavenencias que habían dado también al traste con la primera intentona de los rusos por instalarse en las dependencias del club valenciano.

«Hemos expuesto, y lo han entendido, que un club social no puede ser una zona acotada porque el espacio pertenece a los socios», continuaba Vico quien, sin embargo, no desveló la parcela que ocuparía la base de San Petersburgo cuando se rubrique definitivamente el acuerdo. «Es un proyecto deportivo muy interesante pero se han producido algunos malentendidos. Los ingresos para el Club Náutico de Valencia no serán de 700.000 euros. Eso corresponde aproximadamente a la inversión que tendrán que afrontar para levantar su base. Sin embargo, la actividad deportiva que generarán es muy beneficiosa también para nosotros», incidió.

El club ruso, creado en 2010, tiene un acuerdo firmado con Gazprom para promover la vela profesional y amateur hasta 2017

Si fraguan las negociaciones como apunta Vico, el club ruso se instalaría en Valencia para completar su actividad náutica, dado que en San Petersburgo el mar resulta impracticable durante los meses de invierno por las bajas temperaturas. La intención original pasaba por habilitar una base en Valencia y movilizar a entre 30 y 50 personas, cinco amarres para su actual flota Swan 60 y diferentes embarcaciones olímpicas para formar a una generación de elite que debe competir en los Juegos Olímpicos de Río 2016 y Tokio 2020.

En cuanto a la extensión de la colaboración, el club ruso aspira a permanecer en la capital del Turia al menos hasta 2030.

Gazprom, 'mecenas' del proyecto
¿Quién está detrás del proyecto ruso que lleva año y medio intentando establecer en Valencia su cuartel general de invierno? Se trata de Vladimir Liubomirov, comodoro del Saint Petersburg Yacht Club y el elegido para desarrollar el deporte de la vela en Rusia. Para lograr el objetivo, cuenta con el apoyo de la mayor compañía del país.

«Hemos cerrado el núcleo principal del acuerdo y sólo faltan unos flecos para acabar de ratificar una inversión que rondará los 700.000 euros»
La entidad náutica, creada en 2010, tiene un acuerdo firmado con Gazprom para promover la vela profesional y amateur hasta 2017. La empresa gasística financia la preparación de jóvenes talentos para los Juegos Olímpicos y la presencia en las principales regatas internacionales. Según el documento de dicha alianza, Liubomirov también debe formar una tripulación que pugne por la Copa América dentro de dos años en aguas de Bermudas. Hasta la fecha, sin embargo, no hay noticias del sindicato.

Con el objetivo de convertir Rusia en una potencia de la navegación, el comodoro del club náutico de San Petersburgo ha reclutado figuras de la vela mundial como los ex copa américa Francesco De Angelis, Cameron Dun, Michel Ivaldi o Alberto Barovier. Con su experiencia, estos regatistas están formando a los tripulantes rusos en una flota compuesta por unidades de las clases más punteras: TP52, RC44, Extreme 40, Swan 60 y Melges 20, además de las diferentes embarcaciones de vela ligera.

En la actualidad, no hay otro proyecto en el mundo que pueda presumir de tener tantos barcos de alta competición. Y con el desembarco en Valencia y la posibilidad de tener toda la flota entrenando en los meses de invierno, pocos son los que dudan de que el equipo dará otro salto cualitativo.

Vladimir Liubomirov descubrió el deporte de la vela en 1995 y desde entonces no ha dejado de navegar. Tal es su pasión que es el timonel del TP52, de uno de los RC44 y del Swan 60. Con este último barco, logró en 2014 coronarse campeón del mundo de la clase. En 2012, fue elegido Regatista Ruso del Año.

Rusia lleva años intentando hacerse un hueco entre los grandes de la vela. Los anteriores proyectos de ese país fueron más conocidos por sus excentricidades fuera del agua que por sus resultados deportivos.Liubomirov trabaja para cambiar el rumbo con profesionalidad y discreción.

Cristóbal Toledo | Alberto Mas Valencia
Sábado, 1 de agosto de 2015 18:24