El Giro tiembla por caída de Pozzovivo

publicado a la‎(s)‎ 11 may. 2015 17:20 por Eliana Caterine Alvarado   [ actualizado el 11 may. 2015 17:20 ]

por Jean MONTOIS

La grave caída y posterior abandono de la carrera del italiano Domenico Pozzovivo (AG2R) marcó la tercera etapa del Giro que finalizó este lunes con la victoria al esprint del líder de la prueba, el australiano Michael Matthews (Orica) en Sestri Levante (noroeste).

El ciclista italiano, quinto en la pasada edición del Giro y uno de los aspirantes al podio en Milán, se cayó solo en el descenso del puerto de Barbagelata, en la cadena de los Apeninos septentrionales, en la región de Génova (norte), al patinarle la rueda delantera cuando rodaba a unos 80 km/h.

Pozzovivo, según las imágenes ofrecidas por la televisión, se dio de bruces contra el asfalto y se quedó inmóvil antes de ser atendido por miembros de su equipo y de los servicios de emergencia.

"Los exámenes practicados en el hospital han mostrado un estado estable", declaró por la tarde el jefe médico de la carrera, el doctor Giovanni Tredici.
El médico informó que el ciclista sufre un "traumatismo craneal relativamente modesto" y precisó que "respira de manera autónoma y puede mover sus extremidades".

Sin embargo, posteriormente, el AG2R emitió un comunicado explicando que el ciclista sufría "un traumatismo craneo-facial grave", aunque sin 2ninguna lesión intracraneal", según el resultado del escáner practicado al corredor. 

El dramático recuerdo de la caída mortal del belga Wouter Weylandt en esa misma región hace cuatro años hizo temer lo peor en la caravana del Giro durante varios minutos.

"He pasado mucho miedo", admitió Hubert Dupont, uno de los compañeros de Pozzovivo en el equipo francés. "He visto sus ojos en blanco. Se me hizo muy largo hasta la llegada del médico", añadió.

Pozzovivo, que ya había tenido mala suerte el domingo al perder tiempo por la irrupción en la carretera de un seguidor en bicicleta a poco más de 10 km para el final de la etapa, tuvo que ser evacuado en una ambulancia al Hospital San Martino de Génova.
 
Poco después, el médico del Giro, el doctor Giovanni Tredici dio las primeras informaciones tranquilizadoras sobre el estado de salud del ciclista: "Está lúcido y consciente", declaró, precisando que su vida no corre peligro.

ARTÍCULO- NUEVO SIGLO
MAYO 11, 2015 - 3:41PM