El día que Carlo Ancelotti rechazó a Luis Suárez para salvar a Karim Benzema

publicado a la‎(s)‎ 2 feb. 2015 13:36 por Carlos Perez
benzema-ancelotti-efe.jpg
Ancelotti salvó a Karim Benzema este verano. Imagen: EFE.



Tras ser el mejor jugador del partido (con dos goles, uno de ellos de bandera), Karim Benzema fue sustituido por orden de Carlo Ancelotti. A su llegada a la banda, el italiano abrazó con evidente cariño al '9'. Una muestra de afecto que a nadie escapó y que demostró la predilección del técnico por su ariete. Algo que viene de lejos.



Y es que el entrenador del Real Madrid salvó la cabeza de su jugador este verano. A Ancelotti llegó una propuesta en firme (consensuada por Florentino Pérez y José Ángel Sanchez) para acometer el fichaje de Luis Suárez. El uruguayo fue el primer objetivo en ataque del Real Madrid, pero Carlo Ancelotti se negó en redondo. No quería traer al charrúa...porque necesitaba a Benzema.

Lo cuenta El País. El técnico italiano fue rotundo en su negativa. Suárez era un jugador que se asemejaba a lo que tenía en la plantilla por duplicado: Bale y Cristiano. Si llegaba el ahora futbolista culé, Ancelotti entendía que no podía dejar de alinear a un jugador de su coste. Eso dejaba fuera de la titularidad a Benzema, sin contar que podría suponer su salida del club (en ese momento no había renovado y su contrato terminaba en 2015, al igual que Khedira).

Ése fue un argumento, pero ni mucho menos el más importante. La trascendencia de Benzema radicaba en lo deportivo, y de ahí procedía el rechazo de Ancelotti. No quería quedarse sin Benzema en el once. Entendía que el galo era una pieza insustituible, de incalculable valor en el ecosistema del conjunto.

La clave para 'Carletto' era una paradoja que el propio jugador ya ha dejado clara en sus actuaciones en el equipo: no es el delantero más asesino del mundo, pero sí es el mejor delantero para el Real Madrid. Consideraba clave al '9' para que Cristiano y Bale pudiesen potenciar sus habilidades, y creía (así se lo hizo saber a sus interlocutores) que era fundamental (más imprescindible en ese sentido que sus compañeros de ataque) para el juego blanco.

A diferencia de los casos de otros jugadores (Özil, Di María...), Ancelotti logró que su insistencia tuviese premio, algo que cristalizó semanas más tarde con la renovación de Benzema hasta 2019. Y, a juzgar por la satisfacción que expresó el pasado sábado con el francés, dio en el clavo.


EFE
02/02/2015

Comments