El desafío homosexual de los Juegos de Sochi

publicado a la‎(s)‎ 6 feb. 2014 13:02 por Carlos Perez   [ actualizado el 6 feb. 2014 13:02 ]
sochi-efe.jpg

FOTO: EFE



   Siendo la lucha antiterrorista la prioridad absoluta para mantener la seguridad, los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014 celebrados en Sochi, Rusia, tendrán que lidiar con un problema que se ha acrecentado en los últimos meses. Las protestas contra las leyes antipropaganda homosexual, vigentes en Rusia desde 2013, no han provocado la suspensión de los JJ.OO, como exigían numerosos colectivos gays, pero sí han causado un quebradero de cabeza para la organización.

El Gobierno ruso aseguró que toda persona de orientación sexual no tradicional podrá acudir libremente a los Juegos de Sochi sin ningún temor a ser perseguido, pero advirtió que quienes tomen parte en actos públicos de propaganda homosexual tendrán que enfrentarse a las consecuencias.

Por este motivo, varios deportistas estadounidenses y europeos pidieron en una carta al COI que tomara una posición en esta cuestión, explicando que la ley rusa "violaba" la carta olímpica, que prohíbe cualquier discriminación.
Deportista que protesta, riesgo de descalificación

En este sentido, el organismo recordó que permite a los deportistas que hagan declaraciones, de manera libre, en conferencias de prensa, pero cualquier tipo de protesta en el podio podría ser sancionada con la descalificación de los Juegos.

Aunque no han expuesto sus motivos, varios líderes mundiales, como el primer ministro británico, David Cameron, el presidente de Francia, François Hollande, o el presidente alemán, Joachim Gauck, anunciaron que no acudirán a Sochi, lo que puede interpretarse como una señal de protesta por la polémica generada en los últimos meses.

Quien sí estará en Sochi será el ministro noruego Bent Hoie, representante de su país en los Juegos Paralímpicos de invierno, que anunció que acudirá al evento con su esposo, en señal de desafío a las leyes rusas.
Terrorismo

Los JJOO, que se inauguran este viernes, están también envueltos en un clima inusual y polémico debido a la amenaza terrorista. La seguridad en estos Juegos se ha convertido en el principal punto de discusión en la antesala del evento. Los recientes atentados en regiones rusas cercanas a Sochi, llevados a cabo por grupos islamistas y separatistas del norte del Cáucaso, han puesto en alerta a los organizadores del acontecimiento y a los deportistas y espectadores que se encontrarán en la zona durante las dos próximas semanas.


Por: EFE
06/02/2014