El ciclista que tiene que "doparse" para competir

publicado a la‎(s)‎ 7 may. 2015 12:35 por Eliana Caterine Alvarado   [ actualizado el 7 may. 2015 12:35 ]

Alex Dowsett, pedalista británico que sufre una enfermedad que impide producir las proteínas que permiten la coagulación. Foto: AFP

Alex Dowsett sufre de hemofilia, un defecto genético que impide producir las proteínas que permiten la coagulación.

A Alex Dowsett, ciclista profesional británico, le bastaron 60 minutos para recorrer 52,937 kilómetros, y de esta manera alcanzar una nueva marca mundial en el récord de la hora el pasado sábado 2 de mayo.

Sin embargo, antes de salir a batir el récord en el velódromo de Manchester, Dowsett se inyectó para reforzar su sangre. Él tiene la autorización para alterar las propiedades de su sangre sin que eso sea considerado ilegal y está lejos de la sombra del dopaje que ha manchado este deporte en las últimas décadas y que tuvo repercusión mundial cuando estalló el caso de Lance Armstrong.

La razón para que este pedalista de 26 años altere su sangre, es que es una de las 6.000 personas que sufren de hemofilia en el Reino Unido, un defecto genético que impide producir las proteínas que permiten la coagulación.

Cuando era niño, Dosett recibió la recomendación por parte de su doctor que se dedicara al ajedrez o a tocar un instrumento musical, prácticas que no requirieran ningún impacto sobre su organismo pues podría terminar en una silla de ruedas o constantemente en el hospital para el resto de su vida. Sin embargo, el quería probar otro tipo de actividades. Así se inició en la natación, un deporte que no tenía impacto sobre su cuerpo y que por esa razón resulta adecuado para las personas que padecen de hemofilia. Luego de darse cuenta que su organismo respondió corretamente, dio un paso más allá y se montó sobre una bicicleta. En ese instante comprendió que pedalearía hasta el final de sus días.

"A los 11 años mi papá y sus amigos tuvieron un tipo de crisis de la mediana edad y comenzaron a practicar bicicleta de montaña", recordó Dowsett sobre sus inicios en este deporte. "Me uní a ellos. Dos años después le pedí a uno de ellos si me dejaba ir en su bicicleta de carretera y todo partió de allí. Los doctores me dijeron en ese entonces que si me rompía un hueso iba a estar en el hospital un mes. Pero me he roto la clavícula, el omoplato, el codo, dos costillas y salí del hospital en una semana", indica el británico.

El caso de Alex Dowsett resulta particular pues en ciclismo el uso de agujas e inyectadoras esté completamente prohibido. Pero él quien tiene los permisos necesarios para inyectarse cada 48 horas el Factor VII, una versión especial de la proteína para coagular la sangre que su cuerpo no produce de forma natural.

"Cuando corría para el equipo Team Sky en la temporada 2011-2012, ellos no le contaron a ninguno de los otros ciclistas que yo era hemofílico y lo que eso conllevaba", dijo Dowsett a la BBC Mundo, y añadió: "uno de mis compañeros, el noruego Lars Petter Nordhaug, entró en la habitación cuando estábamos en el Tour de Qatar y dijo 'Alex, ¿qué demonios estás haciendo?' Se lo tuve que explicar de inmediato".

"Tuve mucha suerte por la época en la que nací. Si hubiera nacido diez años antes seguramente me hubieran tratado directamente con transfusiones de sangre. Pero por suerte pude recibir medicación sintética sin tener ningún tipo de riesgo", contó el ciclista sobre su particular caso.

En el ciclismo de élite cualquier "medicación sintética" hace sonar las alarmas en la lucha contra el dopaje, pero en el caso de Dowsett la situación es diferente. Para él no se trata de mejorar su rendimiento, sino de poder competir.

Es posible que el récord de Dowsett duré poco más de un mes, ya que el también británico Bradley Wiggins, ganador del Tour de Francia en 2012, lo intentará superar el próximo 7 de junio, reocordó la BBC Mundo. Lo consiga Wiggins o no, Dowsett ya logró cumplir su sueño. "Un día que jamás podré olvidar", aseguró el propio corredor.

Por: Redacción deportiva
7 MAYO 2015 - 1:28 PM