El Barcelona aprende a jugar con ocho jugadores

publicado a la‎(s)‎ 29 ene. 2015 11:04 por Carlos Perez
pique-neymar-gol-atleti-efe.jpg
Piqué y Neymar celebran uno de los goles en el Calderón. Imagen: EFE.




El Barcelona de Luis Enrique alcanzó las semifinales tras vencer 2-3 en el Vicente Calderón, y certificando una tendencia que se vislumbraba en los últimos partidos: una inversión del protagonismo del centro del campo, otrora fundamental. Casi se puede decir que el equipo azulgrana juega con ocho en lugar de con once jugadores.



El duelo ante el Atlético fue una continuación de transiciones defensa-ataque sin aparente tramitación por el centro del campo. La medular antes era una zona de paso obligatorio para el balón. Ahora, el peso de Iniesta, Rakitic y Busquets es menor. Las llegadas al área rival son más verticales.

Fruto de ello fueron dos de los tres goles de ayer ante el Atlético. El 1-1 fue una contra lanzada por Messi, continuada por Luis Suárez y finiquitada por Neymar. El 2-3 fue otro balón largo a Messi, que la puso al costado izquierdo a Jordi Alba. El lateral fue el que brindó el tanto a Neymar, que anotó regateando a Oblak.

Es de justicia reseñar que el 2-2 fue, paradójicamente, obra casi íntegra de dos de los centrocampistas. Busquets peinó un saque de esquina botado por Rakitic. Miranda hizo el resto. Aún así, fue la excepción que cumplió la regla en el Manzanares.

Tras el cataclismo por la derrota en Anoeta, el Barcelona ha ganado los siete partidos que ha disputado con un total de 26 goles a favor y tres en contra. De estos 26 goles anotados, solo uno ha sido de un centrocampista: el de Sergi Roberto ante el Elche, que se une al 2-2 del Calderón rematado finalmente por Miranda. El resto, incluyendo otro tanto en propia puerta, son obra de delanteros y defensas (19 frente a cuatro).

En definitiva, el Barcelona se encomienda a la buena labor de su defensa (aprovechando el gran momento de forma de Mascherano y Piqué) y a la magia de su tridente de ataque, que sigue aniquilando las defensas rivales. Un binomio que aleja de los focos a lo que antes fue la línea más importante del equipo.


EFE
29/01/2015

Comments