El Barça se lanza a por el fichaje inmediato de Koke y Reus tras la sanción de FIFA

publicado a la‎(s)‎ 21 ago. 2014 6:40 por Carlos Perez   [ actualizado el 21 ago. 2014 6:58 ]
Koke-Carvajal-Supercopa-2014-reuters.jpg - 640x450

Koke, en el centro, volverá a ser objetivo del Barça | Reuters



El FC Barcelona tiene un problema. Un problema muy grande. La ratificación de la sanción impuesta por la FIFA (no podrá fichar ningún jugador desde el 1 de septiembre de 2014 hasta el 1 de enero de 2016) le deja con un margen de sólo 10 días para incorporar futbolistas de aquí a año y medio. Ante semejante panorama, la directiva culé está meditando realizar un último esfuerzo este curso y traer jugadores de calado con la mente puesta ya no en esta temporada, sino en el largo plazo. Y entre esos nombres, dos llaman la atención por encima del resto. Son Koke, del Atlético de Madrid, y Marco Reus, del Borussia Dortmund.



Según la prensa deportiva catalana, según Sport y Mundo Deportivo, el club intentará hacerse con sus servicios de aquí al 1 de septiembre, y en ambos casos, el club trataría de dejarles cedidos en sus equipos un año para que el próximo verano llegaran sin cortapisas ni inconveniente alguno.

Y es que la sanción de FIFA permite al Barça recuperar jugadores que haya cedido en otras entidades, como, por ejemplo, podría suceder con Gerard Deulofeu, repescado del Everton el pasado verano y cedido al Sevilla tras una pretemporada decepcionante.

Así pues, el plan del Barça sería atar a Koke y Reus, pero incorporarles de forma inmediata al equipo. Ambos se quedarían en Atlético y Borussia respectivamente para, en verano de 2015, llevarles a la Ciudad Condal como refuerzos estrella de la próxima temporada.

El problema es que conseguirlo huele, por ahora, a misión imposible. En el caso del primero, porque ya ha repetido por activa y por pasiva que se quiere quedar en el Calderón. El futbolista reconoció tener una oferta del Barça, pero decidió seguir en el Atlético ante la posibilidad de convertirse en su nuevo jugador franquicia. Su precio (60 millones) tampoco ayuda.

Eso, el precio (25 millones) es lo que más invita al optimismo en el caso de Marco Reus. El problema es que hay más equipos detrás de su llegada. El mismo Atlético se ha postulado para hacerse con sus servicios. Además, en Alemania no están seguros de que Klopp le deje salir. El técnico le quiere y quiere convencerle de que se quede en el Signal Iduna Park.

Además, en ambos casos el Barça debería dejar salir jugadores para poder incorporarlos, toda vez que la normativa UEFA sobre el 'fair-play' financiero impide a un club gastarse más de lo que ingresa. Así pues, los catalanes deberían soltar mucho 'lastre' para realizar ambos traspasos toda vez que este verano ya se han gastado 153 millones de euros. Esto es, debería vender a un peso pesado por una cifra cercana a los 50 millones de euros para equilibrar cuentas en los márgenes que propone la UEFA.

Por ahora, el único jugador que podría salir es Alves, aunque, ni mucho menos, lo haría por semejante cifra.


EFE
22/08/2014