El ajedrez como deporte de riesgo

publicado a la‎(s)‎ 19 ago. 2014 14:14 por Carlos Perez   [ actualizado el 19 ago. 2014 14:24 ]

Partidas durante la Olimpiada de ajedrez celebrada en Tromso (Noruega). / RUNE STOLTZ BERTIHUSSEN (AFP)



La pregunta de siempre: ¿es el ajedrez un deporte? La de los últimos cuatro días: ¿es un deporte de riesgo? Ese salto del blanco al negro se debe a dos jugadores muertos en la Olimpiada de Tromso (Noruega). Lo único cristalino es que el ajedrez de alta competición es mucho más extenuante de lo que parece, aunque no tanto como para atribuir ambos fallecimientos sólo a eso.

Es casi seguro que las arterias coronarias de Kurt Meier, de 67 años, ya estaban muy mal cuando viajó a Tromso con la selección de Seychelles. Una emoción muy fuerte podía bastar para sufrir un infarto, como la que sintió el jueves, durante la última ronda de la Olimpiada de Ajedrez, frente a Ruanda: Meier creía que su posición era ganadora cuando su rival encontró de pronto una combinación de tablas; se desplomó en la silla, y dio con su cabeza contra el tablero; intentaron reanimarlo durante más de media hora, pero fue inútil. Del otro caso se sabe muy poco: el uzbeko Alisher Anarkúlov, de 46 años, que jugaba con el equipo especial de la Asociación Internacional de Sordos (ICCD), fue encontrado muerto en su habitación esa misma noche, y la policía noruega aseguró que las causas fueron “naturales”.

Desde que Felipe II patrocinara torneos con los mejores ajedrecistas del mundo en el siglo XVI se conocen poquísimas tragedias similares. Además, ni Seychelles ni la ICCD son selecciones sometidas a una alta tensión porque están por la parte de abajo de una clasificación con 177 equipos; sus integrantes son aficionados, sin una preparación rigurosa.


Meier sufrió un ataque al corazón durante una partida; Anarkúlov fue encontrado en su hotel

Desde la estadística, que dos de los 1.500 participantes mueran durante una competición de dos semanas no tiene por qué ser relevante. Pero sí es probable que la tensión acumulada durante once rondas, aunque mucho menor que la de los jugadores profesionales, fuera el detonante de ambas muertes. Correr de vez en cuando por un parque o playa sólo requiere un mínimo de condición física; ser profesional de la maratón implica unos genes especiales y un entrenamiento durísimo. Para jugar al ajedrez como pasatiempo no se necesita nada: ni salud ni un mínimo nivel de inteligencia. Ahora bien, el ajedrez profesional de hoy es otro mundo, muy distinto: las partidas duran entre cuatro y seis horas, y producen un desgaste enorme; y los entrenamientos pueden pasar de ocho horas diarias. En general, los ajedrecistas duermen varias horas más de lo normal, cuidan mucho su preparación física y su alimentación, y pierden kilos de peso en los torneos largos. Entre los 50 mejores del mundo sólo hay cinco mayores de 40 años. Diversos estudios científicos indican que los ajedrecistas utilizan mucho algunas partes del cerebro poco ejercitadas por el resto de la gente, y también que usan ambos hemisferios a la vez, coordinadamente.

Juan Antonio Samaranch explicó a EL PAÍS en 1998 por qué iba a proponer a la siguiente Asamblea General del Comité Olímpico Internacional que se aceptara como miembro a la Federación Internacional de Ajedrez: “En nuestros archivos no tenemos una definición oficial de lo que es deporte. El ajedrez es el deporte mental por excelencia, y está organizado como tal en todo el mundo. Encaja perfectamente con el lema Mens sana in corpore sano y nos dará una imagen ligada a la inteligencia”. Sobre su mesa estaba un informe de varios cientos de folios que contenía un experimento médico de la Universidad de Lovaina (Bélgica) en el que se demuestra que el desgaste físico (nervioso, hormonal y cardiovascular, principalmente) de un ajedrecista de alta competición no es inferior al de varios deportes olímpicos. La Asamblea aprobó la moción.

El deporte de alta competición tiene mucho de insano, porque consiste en llevar el cuerpo a sus límites. Jugar al ajedrez a un nivel alto requiere exprimir la máxima capacidad del cerebro. Todo indica que Meier y Anarkúlov ya estaban enfermos cuando volaron hasta la costa del Ártico. Ambos murieron como a muchos ajedrecistas les gustaría, practicando su gran pasión. Y ambos han sido titulares destacados en medios que jamás prestaban atención al ajedrez; pero ahora aseguran que es un deporte de riesgo

EFE

20/08/2014