Duque, el rey de las alturas

publicado a la‎(s)‎ 10 nov. 2014 6:21 por Eliana Caterine Alvarado   [ actualizado el 10 nov. 2014 6:22 ]



Orlando Duque literalmente vuela por los cielos del mundo. / Redbull

En un año de gloria para el deporte colombiano, el clavadista vallecaucano Orlando Duque no fue inferior al éxito de nuestros atletas en la presente temporada y el pasado 11 de agosto se coronó nuevamente rey mundial de clavados, en Kazan, Rusia.
Duque se subió a lo más alto del podio luego de conseguir una calificación de 601,20 puntos (a una altura de 27 metros) en la gran final, en la que venció al británico Gary Hunt, que sumó 580,05 unidades, y al estadounidense Steve Lobue, con 571,7 unidades.
Para Orlando Duque, ganar se ha vuelto una buena costumbre. Un año y diez días antes de este título en Rusia, se convertía en el primer campeón del mundo de saltos de altura en los Mundiales de Natación (Oficial de la Fina), Barcelona 2013, donde la Federación Internacional clasifica los mejores atletas del planeta en todas sus modalidades.
Además de sumar los 12 títulos mundiales, el vallecaucano tiene dos récords Guinness, al sumar 10 puntos en una Copa del Mundo en Hawai, un registro nunca antes alcanzado en la historia de este deporte. Y el otro, por ser el deportista con mayor número de títulos mundiales en esta especialidad.
Andrés Orlando Duque nació en Cali el 11 de septiembre de 1974 y desde los 10 años dedicó su vida a los clavados en altura. En 1999 comenzó su ‘rosario’ de títulos. En esa temporada dirigió su camino hacia Europa y obtuvo su primera corona en 2000.
Orlando es el ícono mundial de esta disciplina y a sus 40 años ya es considerado un veterano de mil batallas. A cuanto torneo llega en el exterior, es el centro de atracción. Todos los jóvenes que comienzan en esta disciplina le piden consejos y él no tiene ningún problema en compartirlos. Así lo constató El Espectador, que lo acompañó en una de las válidas del Red Bull Cliff Diving, que se realizó en La Habana, Cuba.
Y con la humildad que lo ha caracterizado siempre, así lo explica: “Nosotros somos una familia. Con los mejores clavadistas del mundo me la paso todo el año y no puedo más que aconsejarlos para que no cometan errores, pues aquí una falla pondría en riesgo su integridad”.
Ser el rey de este deporte en el mundo no es tarea fácil. Por ello, Orlando debe entrenarse seis veces por semana, saltar 70 veces sobre una cama elástica y 50 sobre una piscina. Además, pasa dos o tres horas diarias en el agua, corre en las mañanas, trabaja el tronco, en la tarde monta bicicleta, hace trabajo de fuerza general y tres veces a la semana va a la piscina a efectuar el entrenamiento específico de clavados, en la parte técnica.
Además de su disciplina, que lo ha llevado al éxito, Orlando cuenta con el apoyo incondicional de su esposa, Catalina Echeverry, con quien se casó el 30 de noviembre de 2013 y quien lo acompaña a todos sus viajes cada fin de semana. Ella es su mánager, su alma gemela, su mejor compañía.
Tras llegar al “cuarto piso”, Orlando Duque no se siente viejo. Quiere seguir dominando las alturas. Su idea es competir hasta la temporada 2017 y poder asistir al campeonato mundial de ese año de la Fina.
“He tenido muy buenos resultados y me siento orgulloso de poder representar a mi país para que este deporte crezca. Hago mi trabajo con todo el profesionalismo que se requiere. Sé que me esfuerzo mucho para mantenerme en la cima, pero también soy consciente de que cada vez llegan más jóvenes que quieren ganarme y es normal. Pero aquí todavía hay Orlando Duque para rato”, dice el vallecaucano. 


OTROS DEPORTES 9 NOV 2014
6:25 PM
Por: Redacción Deportiva