Di María y una oportunidad irrechazable de 90 millones de euros

publicado a la‎(s)‎ 25 ago. 2014 6:44 por Carlos Perez   [ actualizado el 25 ago. 2014 7:14 ]
DiMaria-rodeado-atletico-2014-efe.jpg - 640x450

Di María, rodeado de jugadores del Atlético de Madrid | EFE



Ángel Di María ya es virtualmente nuevo jugador del Manchester United. Carlo Ancelotti, enternador del Real Madrid, fue el primero en confirmar la noticia. "Di María ha venido, pero no se ha entrenado. Se ha despedido de sus compañeros", comentó en Valdebebas el preparador italiano. Un adiós que confirmaron más tarde sus compañeros en redes sociales y al que sólo le queda el comunicado oficial de los clubes implicados.



Será el punto y final a un verano de idas y venidas en torno al argentino que, con todo, ha salido a pedir de boca para el Real Madrid. Y es que la salida del 'Fideo' quedará finalmente cifrada en 75 millones de euros más unos variables que rozan los 15. Según el diario Marca, de estos 15 millones, 10 se irán con casi toda seguridad a las arcas merengues. Sólo cinco dependiente de los títulos del United se quedan en el aire.

Esto es, la venta de Di María podría cerrarse en 85-90 millones de euros dependiendo de los resultados de los 'red devils' y del propio rendimiento del argentino. Cifras que hacen que hacen de esta operación una oportunidad que el Real Madrid no pudiera rechazar, según el criterio de la zona noble del Bernabéu.



Entre los directivos merengues el resumen de este proceso es sencillo. El club no ha vendido a Di María. Ha sido Di María el que se ha marchado.

Y puestos a venderlo, con la oferta del United encima de la mesa, retener al jugador habría sido un suicidio. Di María saldrá del Real Madrid con un precio que el propio Real Madrid sólo ha superado para contratar a Bale (101 millones de euros) y a Cristiano Ronaldo (96 millones de euros).

Dicho de otro modo, de completarse el traspaso en los 90 millones de euros, Di María se convertiría en el tercer jugador más caro de la historia sólo superado por sus ya dos ex compañeros y por Neymar (126 millones de euros).

Además, con los 75 millones de euros iniciales, el Real Madrid consigue igualar su balanza de pagos en cuanto a fichajes y ventas. Si en el primer apartado el Real Madrid se ha dejado 110 millones (75 por James, 25 por Kroos y 10 por Navas), por el segundo ha percibido 104 que podrían ser 115-120 dependiendo de las variables de la operación Di María (75 por el argentino, 20 por Morata, 5 por Garay -tenía el 50% de los derechos- y 4 por Diego López).

A todo ello hay que sumar dos factores más. El primero, el que afecta a la disciplina de la propia plantilla blanca. Desde el club se entiende que con esta venta se ha mandado un claro mensaje al resto de jugadores: en las renovaciones es el Real Madrid el que manda y no sus futbolistas.

Desde Concha Espina se cree que si entidad hubiera cumplido los deseos de Di María (quería cobrar 8 millones netos) el cisma en el seno de la plantilla habría sido considerable. En primer lugar, porque ha habido jugadores a los que no se les ha concedido el deseo de renovar cuando querían y por la cifra que querían. Casos como Cristiano Ronaldo, Benzema o Sergio Ramos son un buen ejemplo de ello.

Pese a sus presiones, todos ampliaron contrato cuando quiso el club y en los términos en los que creía justo el club.

Además, de haberse renovado a Di María, más de un futbolista blanco habría empezado a llamar a la puerta de Florentino Pérez para preguntar qué había de lo suyo. Esto es, se habría creado un precedente que, además, habrían generado desequilibrios en el grupo y, con ello, malos resultados deportivos.

A todo esto, el Real Madrid también se da por satisfecho por esta operación basándose en los recientes casos de Özil e Higuaín. Ambos salieron en contra de la opinión del Bernabéu y cuando su rendimiento alcanzaba cotas de mayor productividad.

Pues bien, el equipo lejos de echar de menos a ambos jugadores, ha mejorado sensiblemente su juego y sus resultados sin ellos. Hoy casi nadie se acuerda de unas ausencias que dejaron en las arcas merengues 90 millones de euros.

Suma y sigue de factores por los que, según la directiva del Real Madrid, la salida de Di María no es ningún lastre, sino una oportunidad irrechazable.


EFE
25/08/2014