Deporte Vs. Terrorismo

publicado a la‎(s)‎ 26 ene. 2015 9:42 por Eliana Caterine Alvarado   [ actualizado el 26 ene. 2015 9:43 ]


                                 



JUVENTUD: Mano de obra del terrorismo.

El terrorismo debe tener una serie de elementos mínimos para poderse producir y prolongar en el tiempo, y a mi criterio son:
1) Una razón motivadora, ideal y/o causa
2) Miembros y su Desequilibrio psicológico:
natural (proceso de maduración) o,
por afectación social (frustración, odio, resentimiento)
3) Liderazgo
4) Financiación

Para el caso particular de este ensayo, quiero explorar el elemento “miembros”, ya que a través de la lectura “MAO LA HISTORIA DESCONOCIDA”, concluí que Mao explotó al máximo el recurso humano como catapulta vital de su revolución, manipulando los sentimientos y aprovechando la energía natural de la juventud, siendo este el recurso ideal para conformar el componente militante y ejecutor del terrorismo dentro de la revolución.

En junio de 1966, Mao intensificó las acciones de terror a la sociedad, usando como principal instrumento a la gente joven de escuelas y universidades (caldo natural de los activistas… “la materia más maleable y violenta de la sociedad”) 

Tal vez recaiga sobre los mas adultos y/o cultos la responsabilidad de estructurar los ideales de una revolución, o un pensamiento, pero es la juventud la que históricamente ha 
de ejecutor de las acciones a un nivel táctico, porque son quienes biológicamente están más aptos físicamente al tener fuerza y vitalidad, y también son quienes están más propensos a reaccionar con violencia ante lo que ellos consideren vectores en su contra. 

Para la revolución cultural, Mao explotó ese potencial de energía intrínseca y la tendencia al desequilibrio emocional que tiene la juventud por naturaleza, la cual mezclada con la escasa formación moral e intelectual, hicieron de cada adolescente una bomba molotov: fácil de manipular y con poder letal.

En mi búsqueda por argumentos que sustenten la hipótesis de que es la Juventud (adolescencia), el conjunto humano con mayor potencial para el desarrollo de las actividades tácticas del terrorismo, encontré alguna explicaciones médicas que describen el origen de los desequilibrios que conducen a las tendencias rebeldes y violentas de las personas en estas edades, y las cito a continuación:

  • Condiciones de riesgo en la adolescencia
Una conducta de riesgo se define como cualquier comportamiento que comprometa los aspectos biopsicosociales del desarrollo exitoso del adolescente. Hay suficientes pruebas de la coexistencia de conductas de riesgo y dificultades en las interrelaciones personales,[…] condiciones que pueden traducirse en otro tipo de problemáticas más profundas como trastornos de la salud mental, violencia, suicidio, incremento de la accidentalidad […] Se postula que, si bien estos comportamientos son formas de expresar y reafirmar la independencia, existe una explicación neurobiológica fundamentada en el hecho de que durante la adolescencia ocurre una maduración asincrónica del sistema límbico (modulación afectiva) en relación con el área prefrontal del encéfalo (control cognitivo). Esta situación produce un desequilibrio entre el manejo de las emociones y la capacidad de autocontrol, que se traduce en dificultades para el control de ciertos comportamientos, favorece la búsqueda inmediata de gratificaciones y se relaciona, a su vez, con hiperreactividad emocional. 

“El cerebro humano a diferencia del de otras especies tiene un desarrollo asincrónico, es decir que todas las estructuras no maduran al tiempo. Durante la adolescencia el cerebro humano sufre una reorganización de los circuitos. Se ha evidenciado que la materia gris madura de atrás hacia adelante, en ese orden primero sería la corteza primaria y luego las áreas de asociación como la corteza prefrontal, la cual está implicada en funciones cognitivas superiores como el control del comportamiento, la planeación y la toma de decisiones.  .
Estos cambios estructurales se han asociado a cambios emocionales y cognitivos. Se ha encontrado una correlación positiva entre la activación del núcleo accumbens (estructura clave en el circuito de recompensa) y la tendencia a tomar riesgos en los adolescentes, como resultado en situaciones emocionales el sistema límbico y el de recompensa llevan las de ganar sobre el todavía inmaduro sistema de control prefrontal . 
El cerebro de un adolescente tiene diferentes características al de un niño o al de un adulto, es un cerebro que se encuentra cambiando, los 3 principales cambios son: aumento en la toma de riesgos, búsqueda de nuevas sensaciones y el alejamiento de los padres. Durante la adolescencia hay grandes cambios relacionados con las hormonas en el sistema dopaminergico y por ende en el circuito de recompensa, ya que su principal neurotransmisor es la dopamina.  Nuestros instintos básicos, o todo lo que pueda generar adicción incrementa la dopamina en el núcleo accumbens. Aumentan las conductas agresivas, especialmente en hombres. Estos cambios son adaptativos aunque pueden permitir acciones criminales.  ”
También conté con el aporte de la Psicóloga Ángela Camargo, quien concluye:

“Las relaciones entre la estabilidad, el equilibrio psicológico y el sistema endocrino son recíprocas e interfieren en la conducta; una de las alteraciones psicológicas que más altera el sistema endocrino es el estrés. Las condiciones de vida a las que se ven sometidos los jóvenes (falta de inclusión social, carencia de oportunidades laborales, sistemas familiares caóticos, entre otros) son un factor que propicia el estrés. Al contar con escasas herramientas personales, pueden presentar tendencia a la huida, buscando ocultar el problema sin darle solución; así se refugian en el consumo de drogas alucinógenas, aceptan propuestas que se muestran como la única salida a sus dificultades y pagan a cualquier precio su satisfacción personal, canalizando su energía vital en opciones destructivas que se alimentan con las descargas hormonales patrocinadas por el sistema nervioso neurovegetativo”.

Adicional a las explicaciones médicas y sicológicas, también hay que sumar el hecho de que los jóvenes en su gran mayoría carecen de criterios culturales y sociales sólidos, ya que no han tenido las experiencias suficientes, y en la gran mayoría de los casos, no han tenido acceso a una educación de calidad. Esto implica que el joven/adolescente, tienda a creer y seguir ideales inalcanzables, suponiendo que son alcanzables. 

Los ideales inalcanzables se vuelven peligrosos, cuando sus seguidores no logran identificar que precisamente son inalcanzables, entonces nunca pararán de “luchar” para intentar alcanzar sus objetivos, y cada vez aumentaran el nivel de complejidad y agresividad en sus acciones frustradas para buscar llegar al fin pensado; esto seguramente le pasó a Mao quien expresaba ”SOLO CUANDO CONSIGAMOS (EL) OBJETIVO, NUESTRO PODER PODRÁ ESTAR SEGURO” refiriéndose a la gran cantidad de muertes que él consideraba “estrictamente necesarias” para establecer su régimen ideal. 

El ideal de “erradicar el terrorismo” es inalcanzable, al ser un comportamiento prácticamente intrínseco en toda sociedad civilizada, por tal motivo mi criterio me dicta que las acciones deben encaminarse objetivamente hacia neutralizar o mitigar la existencia del terrorismo, mediante la negación a sus impulsadores, al acceso a los recursos básicos como: financiación, ideal vigente, miembros, y liderazgo.  

Lo que busco exponer en este ensayo, a partir del análisis efectuado a la lectura “MAO LA HISTORIA DESCONOCIDA”, es el planteamiento de una estrategia estatal para controlar y proteger a la juventud, y así evitar que se conviertan en los ejecutores tácticos del terrorismo (miembros), particularmente para el caso de Colombia, donde el terrorismo es ejecutado por grupos domésticos, con integrantes domésticos.

Los estados deben aprender a conocer la naturaleza de sus jóvenes; deben saber encauzar la energía y satisfacer el hambre natural que padecen por desahogarse, experimentar emociones extremas, y expresarse; la incomprensión de los factores que afectan el comportamiento adolescente, deja grandes vacíos que suelen ser llenados por las drogas, las pandillas y por el terrorismo.  Si le negamos al terrorismo su fuente de recurso humano, directamente estaríamos neutralizando su capacidad operativa.

El terrorismo es una forma de guerra irregular, por lo cual no se puede enfrentar solamente con las armas del estado, sino que también, deben aplicarse medidas sociales y de acuerdo con mi ensayo, medidas en salud y educación. Por tal motivo, considero oportuno fortalecer las entidades promotoras del deporte, el arte y la cultura, creando verdaderos espacios para el desarrollo de actividades lúdicas al alcance de los más vulnerables. Habría también que conformar un observatorio de la juventud, que detecte los focos e individuos más propensos a actuar mediante la agresividad y la rebeldía, para darles un acompañamiento sicológico, ubicando y actuando sobre las fuentes que producen su frustración y encauzarles su ansiedad y hambre de violencia por una vía controlada; una forma para lograr mi planteamiento, es haciendo asequible para esta población vulnerable, la práctica de deportes extremos, de tal forma que su práctica disciplinada sirva como una válvula de alivio.

Para llevar a cabo una acción terrorista en su nivel táctico, se requiere que el ejecutor imprima un alto grado de agresividad y violencia, lo cual en muchos casos se da por simple necesidad del cuerpo humano de consumirse sus propias sustancias psicoactivas, es decir, es una adicción. El Deporte (especialmente el extremo) también implica autogeneración de sustancias psicoactivas, por tal motivo, mi planteamiento (dentro de muchos otros) es usar el deporte como herramienta que desplace a todas las demás actividades ilegales (y adicciones) a las cuales acude la juventud en su búsqueda por saciar sus impulsos. 


Por .Jose Alejandro Porto Morles
UNIVERSIDAD INTERNACIONAL DE LA  RIOJA (UNIR)
14  de diciembre del 2014