Deportes: la fórmula para tener más y mejor sexo

publicado a la‎(s)‎ 19 ago. 2014 14:23 por Carlos Perez   [ actualizado el 19 ago. 2014 14:24 ]
"No es un mito que los deportistas tienen mejor sexo que las personas sedentarias, es una realidad."




Actividad física

Al incrementar la circulación sanguínea, la gimnasia ayuda a los hombres a lograr mejores y más prolongadas erecciones y a las mujeres a tener orgasmos más intensos. Cuáles son los más efectivos.



En el consultorio sexual es muy frecuente recibir la consulta: “¿Cómo hago para mejorar mi vida sexual?” No es una pregunta fácil de responder, pero sin duda una vida sexual plena requiere de un cuerpo y una mente sanos, y viceversa.

En la sexualidad se ponen en juego emociones, sentimientos y también el cuerpo. Durante el orgasmo se activan 116 músculos y el promedio de latidos del corazón aumenta de 70 o 75 a 140 por minuto.

La actividad física no sólo mejora el estado psíquico y emocional del cuerpo, previniendo la diabetes, la obesidad y los problemas cardíacos, sino que también ayuda a disfrutar de la sexualidad.

No es un mito que los deportistas tienen mejor sexo que las personas sedentarias, es una realidad.

Pero no es necesario ser un deportista olímpico para poder disfrutar de una sexualidad plena.

Algunas investigaciones probaron que la actividad física mejora la respuesta sexual tanto en hombres como en mujeres. En ambos casos mejora la circulación sanguínea, lo cual ayuda a los hombres a lograr mejores y más prolongadas erecciones y, en el caso de las mujeres, se incrementa el flujo sanguíneo del clítoris, lo que permite alcanzar orgasmos más intensos e incluso ayuda a aliviar las molestias ocasionadas por la menopausia.

Y si a esto le sumamos la liberación de endorfinas que se produce durante la actividad física, ya tenemos suficientes razones para no dudar más y anotarnos en un gimnasio. Y acá es donde muchos se encuentran con un problema: el gimnasio los aburre.

Sin embargo, la buena noticia es que el gimnasio no está dentro de las actividades más asociadas con el enriquecimiento de la sexualidad.

Para esto, se recomiendan las actividades al aire libre y el trabajo aeróbico.

El sexo tiene que ser divertido y la actividad física que elijamos también. Salir a correr o a caminar es muy saludable y, a su vez, son las actividades que más favorecen a la sexualidad.

Las clases de Pilates y Yoga también ayudan, y mucho. Pero es fundamental que cada uno elija la actividad que más lo motive para poder sostenerla en el tiempo. Los logros no se ven reflejados a corto plazo pero si se es constante, llegan. Es necesario pensar a la actividad física como parte de la propia vida para poder sostenerla.

El baile es otra de las actividades elegidas, tanto por hombres como mujeres, y hay quienes aseguran que los buenos bailarines son buenos amantes. Sin duda, una de las ventajas del baile es que se puede hacer en pareja, lo que suele resultar muy erótico.


Independientemente de la actividad que se elija, es importante fortalecer lo que se denomina la “zona del amor” que incluye las piernas, el abdomen y los músculos del suelo pélvico.

Tampoco hay que olvidarse de la relación entre autoestima, actividad física y sexualidad. Entre ellas se genera un círculo virtuoso, ya que el verse bien predispone a vivir la sexualidad con mayor libertad y menos inseguridades; a su vez, la sexualidad y la autoestima se potencian mutuamente.

Para finalizar, nunca se debe olvidar que una sexualidad plena sólo se puede disfrutar con un cuerpo y una mente felices.

* Patricio Gómez Di Leva es Docente de la Cátedra Libre de Sexualidad y Salud Reproductiva de la Facultad de Medicina de la UBA y Sexólogo del Departamento de Educación Sexual de Prime Argentina.

EFE
20/08/2014