Denuncian violación a libertad de prensa en el fútbol colombiano

publicado a la‎(s)‎ 10 dic. 2013 12:00 por Eliana Caterine Alvarado   [ actualizado el 10 dic. 2013 12:03 ]



FOTO:Elespectador.com

La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) hizo públicas las denuncias que los periodistas Hernán Coral y Fernando Andrés Quintero, de la cadena La Cariñosa de RCN en Pasto, han anunciado acerca de una presunta persecución y estigmatización por parte de las directivas de la Asociación Deportivo Pasto.
Cabe recordar que a finales de octubre, directivas del Deportivo Pasto, emitieron un documento en el que además de señalar como personas no gratas a los periodistas, indican que “en el evento que se presenten actos de violencia u otros contra algún miembro del comité ejecutivo y/o sus familiares, será de absoluta responsabilidad de estos señores”.
En un comunicado, dirigido al comité ejecutivo del club nariñense el pasado 26 de noviembre, la FLIP manifestó: “Recibimos con preocupación el señalamiento público que realiza el equipo de fútbol contra los señores Fernando Andrés Quintero y Hernán Coral (…) declarados como personas no gratas para el Deportivo Pasto”.
La razón por la cual, los periodistas Quintero y Coral fueron señalados por el club, se debe a las críticas, opiniones y comentarios que los comunicadores han hecho desde su programa Los Campeones, emitido en la ciudad de Pasto de lunes a viernes en la franja del medio día.
En su espacio radial, los periodistas han declarado que las directivas del club han realizado una gestión negativa, caracterizada por la desorganización: “A ellos no les gusta que uno les juzgue por alguna gestión mal hecha. Lo que hemos hecho en nuestro programa deportivo de radio es contar, controvertir, es no estar de acuerdo, con ciertas decisiones tomadas en un ejercicio de absoluta ignorancia por parte de las directivas”, manifestó a este diario el periodista Fernando Quintero.
Por su parte, el otro periodista implicado, Hernán Coral declaró que el presidente del Pasto, Arturo Eraso Barco, ha caído en mentiras y que las críticas realizadas en el espacio radial deportivo, buscan develar la falta de gestión con el equipo.
“Por ejemplo, el gobernador de Nariño le dio una plata al presidente para mejorar el estadio Libertad. Había 16 mil millones de pesos de Coldeportes para eso y el presidente nos manifestó que el proyecto ya se había presentado. Y resulta que Coldeportes nos dice en una entrevista que lo que el presidente mandó no es ni siquiera un anteproyecto, ni siquiera un bosquejo, por lo que el proyecto fue rechazado y la plata se perdió”, expresó Coral.
A raíz del señalamiento realizado por las directivas del Pasto, los periodistas denuncian que han sido sometidos al escarnio público y que desde el estadio, han recibido insultos y agresiones por parte de los hinchas. Lo anterior con motivo de un ataque que sufrieron los comunicadores el pasado 20 de noviembre durante la transmisión de un partido entre el Deportivo Pasto y el Once Caldas, en el que fueron increpados, acorralados y amenazados por un grupo de seguidores del Pasto.
“Ese documento que sacaron, diciendo que somos personas no gratas, además de ciertos comunicados que reparten en el estadio a manera de matoneo, han hecho que los hinchas nos señalen de ser enemigos del equipo; incluso, los hinchas han atentado contra nuestras vidas, rechazándonos con cartas en las cabinas y tirando arengas contra nosotros”, reveló Hernán Coral.
En este contexto, Jonathan Bock, miembro del Área de Monitoreo y Protección de la FLIP, le indicó a este diario que: “es una situación de clara estigmatización hacia la prensa, además de que genera también violencia hacia los periodistas, por parte de hinchas ultra del Deportivo Pasto (…) las críticas están debidamente sustentadas con audios y vídeos”.
Además de la supuesta violación a la libertad de prensa, los periodistas han manifestado que por cuenta del comunicado del Deportivo Pasto, han tenido contratiempos laborales:
“Nuestro trabajo ha sido atropellado. El comunicado se lo mandan al gerente de RCN con el objetivo de que nos eche del trabajo, nos despida. Por ello, le hicimos un informe escrito al gerente, con voces, con argumentos, con entrevistas del mismo presidente, de los directivos y 
con funcionarios, presentando las contradicciones y mentiras en las que cae el presidente. Posteriormente, el presidente se acercó a exponer su situación y a defenderse, diciendo que éramos unos groseros y que éramos enemigos del deportivo Pasto, pero no argumentando lo que salió al aire”, comentó Hernán Coral.
Los periodistas Quintero y Coral argumentan que acudieron a la FLIP porque se han sentido “huérfanos”, sin que nadie los atienda: “nos vemos atropellados en nuestra la libertad de prensa. Somos los únicos periodistas de la región que hemos puesto el dedo en la llaga, somos los únicos que hemos pisado callos porque el Deportivo Pasto, más allá de lograr resultados deportivos, administrativamente este año ha estado fatal, zafándose en el presupuesto e incumpliéndole a los jugadores”, puntualizó Fernando Quintero.
Entre tanto, el presidente del Deportivo Pasto, Arturo Iván Eraso, le manifestó a este diario que las directivas del equipo “siempre han sido muy respetuosas de la libertad de expresión”, pero aclaró: “hay una diferencia entre la libertad de opinión y los insultos y las groserías contra del cuerpo técnico, los jugadores y los directivos”.
De igual modo, el presidente del Pasto llamó la atención por el irrespeto y el riesgo que corren los directivos producto de las críticas de los comunicadores, recalcando que en ningún momento se ha coartado la libertad de prensa: “cuando hay situaciones que normalmente podrían ser críticas constructivas, que se convierten en situaciones que ameritan un tipo de reproche penal, pues la situación cambia. Creo que la responsabilidad de los medios de comunicación es informar, confrontar las fuentes y publicar información con veracidad y sobre todo con el absoluto respeto por la dignidad de las personas y eso se ha quebrantado acá”, precisó el presidente Eraso.
Sin embargo, el periodista Coral advierte que ha sido víctima de insultos personales por parte de los directivos: “ante la grave situación, alguna vez en el estadio me acerqué al presidente y le pedí que habláramos, y allí uno de los directivos me dijo que no querían hablar y que nosotros éramos uno sinvergüenzas y unos infelices por todo lo que habíamos dicho”.
Finalmente, la FLIP hizo un llamado a las directivas del club, alertando que los cuestionamientos que se hacen desde personajes de ‘relevancia pública’ como los directivos del Deportivo Pasto, “pueden terminar en estigmatizaciones que incidan en el comportamiento de otros ciudadanos, incluso en actos de posible retaliación”.

NACIONAL 10 DIC 2013
11:47 AM
Por: Javier González Penagos