Cuando la retirada de un deportista es el principio del fin

publicado a la‎(s)‎ 17 oct. 2014 10:29 por Carlos Perez   [ actualizado el 17 oct. 2014 10:29 ]
Brehme-1990-Getty.jpg

Andreas Brehme ahora vive limpiando inodoros. Imagen: Getty.




Hace unas semanas, el mundo del fútbol se sorprendía por la noticia que publicaban varios medios sobre el exinternacional alemán Andreas Brehme, estaba prácticamente arruinado y subsistía limpiando inodoros. Un excampeón del mundo de fútbol que ahora tiene una deuda de 400.000 euros. Un ejemplo más que se une a la lista de deportistas que llegaron a tocar el cielo y tras su retirada bajaron rápidamente a los infiernos.



En el deporte rey hay muchos casos de futbolistas que, una vez retirados, no han sabido gestionar las ganancias obtenidas tras una carrera repleta de éxitos. Hace varios meses, Christian Vieri reconocía que estaba en bancarrota. El juego y el alcohol, causantes de una ruina derivada de una mala planificación y de adicciones.



Otros futbolistas han sido protagonistas de vidas poco edificantes o mal encaminadas después de retirarse: George Best, Paul Gascoigne, Luis Alberto, Garrincha, Jean Marc Bosman...un conjunto de jugadores que por diferentes factores comenzaron una irreversible cuesta abajo después de dejar el fútbol en activo.

En estos casos, hay asociaciones que trabajan en pos de encauzar a jugadores que se pierden al quedar fuera del ritmo competitivo. La Asociación Española de Futbolistas Internacionales tiene ese objetivo. En una entrevista a As en junio, su presidente, Fernando Giner, lo explicaba así: "Digamos que los dos primeros años no lo echas de menos, porque haces otras cosas que antes no podías hacer. Pero a partir del segundo año... todo eso lo echas de menos y muchos caen en depresión y muchísimos, en el despilfarro".

El propio Giner aseguraba que dos futbolistas de cada vestuario acaban arruinados. Informes de otras ligas, como la Premier, hablan de que tres de cada cinco jugadores tienen serios problemas económicos a los cinco años de retirarse.
También en otros deportes

En el resto de deportes también se han dado casos sonados. Mike Tyson despilfarró una gran fortuna (llegó a ser valorada en 300 millones de dólares) en múltiples gastos como drogas, alcohol, joyas e incluso en su propia defensa por una acusación de violación. La atleta Marion Jones también tuvo problemas cuando fue obligada a devolver las medallas logradas en Sidney 2000 por dopaje. Scottie Pippen, flamante compañero de Michael Jordan en los mágicos Bulls de principios de los 90, también perdió buena parte de sus ahorros en varias inversiones fallidas.

Respecto a este último deporte, el baloncesto, un reciente informe de Sports Illustrated reza que el 60% de los jugadores profesionales de la NBA tiene problemas para hacer frente a sus pagos en los cinco primeros años tras la retirada. Un porcentaje que se eleva al 79% cuando se habla de los jugadores de la NFL (liga de fútbol americano).


EFE
17/10/2014