Con una colonia, una plancha, 'autoatropellado'...las lesiones más extrañas del deporte

publicado a la‎(s)‎ 24 oct. 2014 10:16 por Carlos Perez
banega-efe.jpg

Banega se 'autoatropelló' con su coche. Imagen: EFE.



Los Angeles Lakers informaron de que el veterano base canadiense Steve Nash se perderá toda la temporada por una lesión en la espalda que empeoró tras...coger unas bolsas con material del equipo. Una extraña forma de lesionarse que, sin embargo, no es ni mucho menos la primera ni la más extraña. Hay una gran cantidad de ejemplos de lesiones rocambolescas.



El baloncesto ha visto varias de ellas. Como la de Amar'e Stoudemire, pivot de los Knicks, que se abrió una gran herida en la mano izquierda producto del golpe a un cristal por el enfado por haber perdido un partido de playoffs ante Miami. Steve Blake, ahora en Portland, también fue objeto de burlas hace un par de años con motivo de su lesión en el pie, al pisar uno de los clavos de una banda antifuga en un parking de Los Angeles (jugaba con Gasol en los Lakers). Estuvo tres semanas de baja.



Un antiguo compañero de Blake, Chris Kaman, también tiene su capitulo, con una más que absurda lesión en uno de los toboganes por los que desciende en la Gran Muralla China, al recibir el impacto de un compañero suyo que, desde atrás, iba más rápido que él. El resultado de tan surrealista escena, un dedo de la mano aplastado.

Otro de los más recientes es el base de los Boston Celtics Rajon Rondo, que también tuvo su porción de mala suerte al ser víctima de una inoportuna caída en la ducha de su casa hace unas semanas que le dejará fuera de las pistas cerca de dos meses por una fractura en la mano.
También en el fútbol

El deporte rey también tiene varios sucesos parecidos. Uno de los más famosos en España es el de Santi Cañizares, que se quedó sin Mundial 2002 al cortarse un tendón del pie cuando se le cayó un bote de colonia encima. Otro de ellos es el que le pasó a Carlos Busquets, portero del Barcelona y padre de Serio Busquets, al quemarse las manos tras 'blocar' una plancha que se dirigía en caída libre hacia uno de sus hijos.

Lo que le ocurrió a Ever Banega merece un aparte. El por entonces jugador del Valencia fue atropellado por su propio coche, al bajarse del vehículo y no poner el freno de mano. Como consecuencia de ello, el argentino se rompió la tibia y el peroné y estuvo de baja seis meses.

Más desafortunado fue lo que le aconteció a Paulo Diogo, que en su tránsito por el Servette suizo perdió un dedo de la mano al encaramarse a una valla para celebrar un gol y enganchársele el anillo a la estructura metálica. Su imagen dio la vuelta al mundo.


EFE
24/10/2014
Comments