Con Millos en el corazón

publicado a la‎(s)‎ 9 dic. 2013 9:37 por Eliana Caterine Alvarado   [ actualizado el 9 dic. 2013 9:40 ]



FOTO:Gustavo Torrijos

Cuando Hernán Torres fue presentado como técnico de Millonarios para el segundo semestre del año 2012, su único objetivo era conseguir la estrella 14. Como exjugador del cuadro embajador sentía perfectamente lo que era esa presión de un equipo lleno de historia pero con un presente en el que el gran logro había sido ganar la Copa Colombia. Ese día, 9 de julio, lo primero que dijo cuando cogió el micrófono en la rueda de prensa que se hizo en el estadio El Campín de Bogotá, fue: “Aquí estamos, con muchos sueños, con muchos ideales, muchos objetivos, que es trabajar y seguir luchando por ese título que tanto anhelo. Llevo diez semifinales buscándolo y quiero lograrlo, no voy a dejar de intentarlo porque es mi meta, mi objetivo, es mi sueño, al igual que el de todos los que estamos representando a Millonarios”, aseguró.
A su llegada, pocas fueron las voces de apoyo. Su pasado en equipos como Deportes Tolima e Itagüí, en los que no había logrado ser campeón a pesar de hacer buenas campañas, era suficiente argumento para que se oyeran frases como “Ese es un técnico de equipo chico. No para estar al frente del más veces campeón de Colombia”. A pesar de eso, la confianza de él estaba alta y si se le preguntaba qué título le pondría a una película en la que él fuera protagonista, respondía: “Hernán Torres, el técnico campeón”.
A punta de trabajo y resultados rápidos, este tolimense comenzó a echarse en el bolsillo a la hinchada. Su debut fue frente a Independiente Santa Fe, que llegaba a ese juego luego de coronarse campeón del fútbol colombiano. Con goles de Humberto Osorio Botello y Wason Rentería logró su primera victoria frente al rival de patio. En ese mismo semestre participó en la Copa Sudamericana, en la que llegó hasta la semifinal, quedando eliminado por Tigre de Argentina. A pesar de ese duro golpe no permitió que su equipo flaqueara y en los cuadrangulares semifinales del torneo local siguió batallando hasta conseguir el cupo a la gran final frente al Medellín. Aunque fue más sufrido de la cuenta, luego de la tanda de los penaltis logró su objetivo: su primera vuelta olímpica como técnico, la estrella 14 para Millonarios y darle la oportunidad a una generación de hinchas de ver a su equipo campeón. La gloria volvió al cuadro embajador después de 24 años.
Para este año reforzó la plantilla y emprendió el reto de participar en la Copa Libertadores. Ahí, desafortunadamente para él, las cosas no salieron bien. Tan sólo logró una victoria y fue el equipo que menos puntos sumó en el certamen continental. En el torneo local se metió a los ocho, pero no pasó a la final, mientras que en la Copa Colombia seguía avanzando. En este segundo semestre volvió a clasificar a los cuadrangulares semifinales, además de disputar la gran final de la Copa Colombia frente a Nacional, la cual perdió.
Sorpresivamente, el martes de la semana pasada fue anunciado que ni el presidente Felipe Gaitán ni Hernán Torres continuarán en 2014 vinculados con Millonarios. “Me llamó el presidente y me dijo que nos viéramos, que necesitaba hablar conmigo. Yo no esperaba que fuera para anunciar que ni él ni yo estábamos en los planes de la junta directiva para 2014. Cuando los resultados inmediatos no se dan, es común que se piense en cambiar a los técnicos. Pero creo que acá veníamos haciendo bien las cosas”, reconoció Hernán Torres en diálogo con Blu Radio.
“Hay nostalgia y tristeza, porque salir de una gran institución como Millonarios no es fácil. Pero me voy tranquilo porque el trabajo bien realizado dio resultados. Por eso salgo con la frente en alto”, reconoció al final del último partido como técnico de Millonarios, en el cual derrotó 3-1 al Once Caldas en El Campín, donde la hinchada le agradeció por la estrella 14. Con lágrimas en los ojos, Torres abandonó la cancha, mientras que le gritaban “Oe, oe, oe, oe, Torres, Torres”.
“El hincha de Millonarios es grande, le debo mucho a esta bonita afición. Siempre me apoyaron, y haber conseguido esa estrella 14 para ellos era lo mínimo que podía hacer para agradecerles tanto apoyo. Me llevo a Millonarios en el corazón”, confesó el tolimense de 52 años, que por ahora no sabe cuál será su futuro.
En 16 meses, Hernán Torres dirigió un total de 110 partidos, entre Copa Colombia, Copa Sudamericana, Copa Libertadores y Liga. Ganó 47 juegos, empató 29 y perdió 34, para un rendimiento del 51,51%.
No pudo derrotar a Nacional, DIM ni Itagüí, mientras que nunca perdió contra Equidad, Patriotas, DIM, Tolima, Huila, Quindío y Cúcuta.
El máximo anotador de Millonarios en su era fue Wason Rentería, con 30 anotaciones, seguido por Dayro Moreno con 19, Érick Moreno con 17 y Wilberto Cosme con 12 goles.

lmontenegro@elespectador.com
@luisguimonte
FÚTBOL COLOMBIANO 8 DIC 2013
9:00 PM
Por: Luis Guillermo Montenegro