Cocaína, esteroides y alcohol, culpables de la muerte prematura en la lucha libre.

publicado a la‎(s)‎ 11 ago. 2015 19:05 por Eliana Caterine Alvarado

AFP. Imagen de un combate de lucha libre en Los Ángeles en 2012

El ritmo de competición y la vida descontrolada de muchas estrellas de la lucha libre son las causas de la elevada mortalidad entre los exluchadores.

La mortalidad prematura entre los profesionales de la lucha libre (WWF o WWE por sus siglas en inglés), es mucho mayor que en los demás principales deportes en EE.UU. Esta es la conclusión a la que han llegado un grupo de investigadores de la universidad de Eastern Michigan. En un estudio realizado sobre una muestra de 557 exluchadores profesionales, los investigadores han encontrado que la tasa de mortalidad en los exluchadores con edades comprendidas entre los 45 y los 54 años, es 2,9 veces superior a la del resto de hombres de ese rango de edad en EE.UU.

Las investigaciones llevadas a cabo a este respecto sacan a relucir que el estilo de vida de muchas de las estrellas de la WWF, es la causa de que muchos de los luchadores que iniciaron su carrera profesional en las décadas de los 70 y los 80 tengan una muerte prematura. El periodista neoyorquino especialista en «wrestling» Eric Cohen, señala que muchos de los luchadores de esas épocas llevaban una vida más propia de estrella del rock que del deporte. «En el pasado, en el mundo de la lucha libre ha habido muchos casos de luchadores que abusaban de los esteroides y las drogas», ha sentenciado Cohen.

Además, si se comparan las estadísticas de muertes que se producen en otros deportes profesionales con las de los luchadores, la tasa de muertes prematuras entre estos últimos es mucho más elevada. 

Otras investigaciones arrojan que el 20% de los luchadores que en 2010 hubieran tenido entre 50 y 55 años, están muertos; una barbaridad si comparamos estos datos con los de las cuatro grandes ligas norteamericanas (MLB, NFL, NBA y NHL), cuyos exdeportistas fallecidos entre esas edades no llegan al 5%.

La muerte de varios exluchadores a edades tempranas, como el caso de «El Último Guerrero» el año pasado a los 54 años, o directamente relacionadas con el consumo de cocaína como «Mr. Perfecto» en 2003, ponen de manifiesto lo descubierto por los investigadores. 

El estudio mencionado arroja que de los exluchadores fallecidos entre 1985 y 2011, 49 tenían menos de 50 años, 24 lo hicieron antes de cumplir los 40 y dos de ellos no llegaron a la treintena. Otra de las causas que señalan los expertos es el elevado ritmo de competición que soportan los luchadores, que pueden llegar a competir más de 4 veces por semana y no tienen periodos de descanso o pretemporada como los profesionales de otros deportes.

ABC.ES / MADRID
Día 11/08/2015 - 15.46h
Comments