Ciclomontañismo, adrenalina sobre ruedas- Fabio Castañeda, figura colombiana de este deporte

publicado a la‎(s)‎ 1 abr. 2015 12:51 por Eliana Caterine Alvarado   [ actualizado el 1 abr. 2015 12:51 ]

Foto: Fabio Castañeda, pedalista de la selección colombiana de ciclomontañismo.
Cortesía Fedecilcismo

El pedalista antioqueño sueña con participar en los Juegos Olímpicos de Río 2016. En el pasado Panamericano que se llevó a cabo en Cota, Cundinamarca, sufrió un accidente que le obligó a retirarse, sin embargo, quiere revancha.
De sus 30 años, Fabio Castañeda ha dedicado 19 a atravesar pantanos, bosques, caminos estrechos y obstáculos encima de su bicicleta. Nacido en el municipio de El Retiro, oriente antioqueño, es uno de los practicantes más reconocidos del ciclomontañismo en Colombia durante los últimos años.

“Lo primero que se me viene a la mente cuando pienso en ciclomontañismo, es adrenalina, descensos riesgosos y aventura”, afirma el pedalista que cree que su éxito se debe al temprano acercamiento que tuvo con esta disciplina durante su infancia. “Desde que tenía 11 años me iba desde la finca donde vivíamos, en la zona rural de El Retiro y de la cual mi papá era administrador, hasta la escuela. Los trayectos eran duros, con muchos obstáculos, llenos de pantanos y lodo pero junto a algunos compañeros buscábamos la manera de atravesar con nuestras bicicletas por ahí”, añade Castañeda.

Para este antioqueño, el empezar a competir en una bicicleta sin cambios ni amortiguadores, lo hizo más aguerrido y perdió el miedo a la hora de los descensos por lugares que para la mayoría de las personas eran peligrosos. “La primera bicicleta que tuve era de mi mamá. No tenía nada, ni cambios, ni amortiguadores. En ella yo ayudaba en las labores de la finca, arriaba el ganado, llevaba alimentos, bultos, lo que fuera y también participé en mi primera competencia de Cross Country, una de las modalidades del ciclomontañismo”, recuerda.

Fabio se inscribió junto a un compañero para esa carrera. “Él quedó primero y yo segundo. Teníamos quince años y en mi familia vieron que tenía talento y que además me gustaba el cuento del ciclismo por eso me dieron plata para meterle los cambios.”, relata sobre ese día que no podrá olvidar.

Con los cambios realizados a la bicicleta decidió inscribirse para una segunda válida la cuál ganó. Ahí tomó la decisión que el ciclomontañismo sería su estilo de vida. A los 17 años, Castañeda ingresó al club Correcaminos de su municipio natal. Participó en competencias municipales y departamentales. Ganó numerosas válidas y empezó a ser reconocido en el mundo de este deporte por su agilidad y tenacidad.

Sus buenas actuaciones le permitieron entrar al equipo profesional GW Shimano y luego a la selección Colombia. Ha sido en tres ocasiones campeón panamericano, campeón latinoamericano, campeón suramericano y múltiples veces campeón nacional y departamental.

“Siempre he estado en el ciclomontañismo, aunque hace cuatro años estoy vinculado con la ruta como preparación para mis competencias. Corro la Vuelta al Valle, la Vuelta al Tolima o cualquier carrera que no se cruce con las competencias importantes de mi modalidad”, indica el antioqueño.

Elegido como uno de los integrantes de la selección Colombia para participar en el Campeonato de Ciclomontañismo realizado en Cota, Cundinamarca el pasado fin de semana, y que además era clasificatorio a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, Castañeda se preparó a fondo con el fin de obtener un cupo para el país a esta importante cita deportiva.

Acorde con el trabajo realizado, el viernes 27 de marzo se coronó campeón junto a sus compañeros en la prueba de relevos. “Salí de último, el entrenador me dio la responsabilidad de cerrar la prueba y gracias a Dios estuve tranquilo, concentrado, cuidándome a mi y la bicicleta. Hicimos una gran vuelta, con un excelente registro de 13 minutos y 20 segundos”.

Luego de recibir el título, el entrenador le dijo a Fabio que se fuera en su cicla hasta Chía, lugar de concentración de la selección, y que rodara un poco pensando en el domingo, pues debía estar en óptimas condiciones para la carrera de Cross Country, una de las principales pensado en el cupo a los Olímpicos. “Iba por la variante Cota-Chía y una señora que iba delante mío en un carro frenó en seco. Salí disparado contra el parabrisas, la cicla siguió rodando y con mi cara rompí todo vidrio. La señora me pidió disculpas y dijo que otro carro la había cerrado”, relata el corredor paisa.

Después de ocho horas bajo observación médica, algunas heridas en su rostro y perder un diente, Castañeda fue dado de alta. No pudo competir ese domingo debido a los efectos de la anestesia en su cuerpo pero contribuyó en la obtención del cupo para Colombia a los Juegos Olímpicos.

“El entrenamiento para el Panamericano fue intenso pero creo que las cosas pasan por algo y no me voy a desmoralizar después del accidente. Sé que tengo el nivel para luchar por ese cupo que está abierto para cualquier integrante de la selección y de la mano de Dios nos prepararemos dar lo mejor. Mi mayor sueño es luchar por Olímpicos de Río y a partir de ahora ese será mi reto”, dice ilusionado Fabi, como lo llaman sus amigos y familiares.

Por: Theo González Castaño
En Twitter: @Theo_Gonzalez
31 MAR 2015 - 11:38 PM