Andrew Hamilton establece un nuevo récord al coronar 58 'cuatromiles' en nueve días en las montañas rocosas.

publicado a la‎(s)‎ 11 ago. 2015 17:58 por Eliana Caterine Alvarado   [ actualizado el 11 ago. 2015 17:58 ]

Andrew Hamilton (40), en pleno reto. / MARCA

En nueve días en las montañas rocosas. Redujo el tiempo en casi 24 horas Nueve días... y picos

Totalmente fatigado por el esfuerzo, con la respiración entrecortada por el cansancio y un frío insufrible que se colaba en cada rincón de su cuerpo. Una violenta tormenta jugueteaba cruelmente entre descargar agua o nieve. Una perfecta máquina de tortura digna de la más retorcida de las mentes. Con todo esto Andrew Hamilton estaba a punto de derrumbarse cuando recordó que estaba a punto de inscribir su nombre en la historia de la escalada y conseguir el estatus de leyenda. 

Después de más de 400 kilómetros sobre sus piernas este amo de casa estadounidense de 40 años estaba a tan sólo una cima de firmar un récord de locura: El de coronar en menos tiempo 58 cotas de más de 4.000 metros de altitud. Ante él se alzaba imponente el Longs Peak, que con sus 4.346 metros es el punto más alto de todo el Parque Nacional de las Montañas Rocosas (Colorado, Estados Unidos).

Hamilton le otorgó el privilegio de ser su última víctima, tal y como ya hiciera en 1999. Estaban sólos él y ella, de nuevo cara a cara. Esta vez la montaña estuvo a punto de ganarle la partida. Sus aficionados siguieron con angustia este último ascenso a través del mapa de localización en tiempo real que Hamilton ofreció en su web . La niebla impedía seguir las guías que marcaban la ruta y además la comitiva que acompañó a Hamilton durante toda la travesía estaba absolutamente exhausta llegados a este punto. Estaba sólo. Acompañado únicamente por su lámpara frontal, su fiel hacha de mano y sus crampones luchó ferozmente por conquistarle cada centímetro a una montaña cuya ascensión ya de por sí es peligrosa con buen tiempo.

Pero lo logró. El crono se detuvo después de exactamente 9 días, 21 horas y 55 minutos de locura y tras haber caminado 426 kilómetros durmiendo apenas un par de horas cada día. Rebajó en casi 24 horas el récord de una leyenda en esta demencial prueba, Teddy Keizer, el poseedor del récord durante 15 años.

La clave del reto
Pudo haberla dado el propio Keizer. Durante cuatro años y medio estuvo estudiando minuciosamente cada ruta, cada montaña y cada rincón del Parque Nacional. Diseñó una estricta hoja de ruta para economizar al máximo el tiempo, su principal enemigo. En el año 2000, justo un año después del primer ataque de Hamilton, Keizer redujo drásticamente las horas de descanso en travesía. Hamilton las redujo a la mitad respecto a su intentona de 1999.

Keizer está considerado como el maestro de esta disciplina, que en los años 90 cristalizó en forma de carrera (Mighty Mountain Megamarathon) la aventura que Cleve McCarty completó en la década de los 60 cuando escaló 52 cimas en 52 días.


VÍCTOR RABANAL 
11/08/15 - 11:43
MARCA.com