Amor sobre hielo

publicado a la‎(s)‎ 14 feb. 2014 8:28 por Eliana Caterine Alvarado   [ actualizado el 14 feb. 2014 8:29 ]




FOTO:AFP

El amor flota en el aire en los Juegos Olímpicos de Invierno, donde las temperaturas subtropicales no sólo calientan las pistas y en la víspera de San Valentín se hacen planes de bodas. Existe incluso una aplicación para teléfonos inteligentes que permite localizar a la media naranja en las pistas. Los veteranos patinadores chinos Pang Qing y Tong Jian, plata en los juegos de Vancouver 2010, terminaron ayer cuartos en la competición por parejas del patinaje artístico y en seguida se pusieron a pensar en su boda.
Pang y Tong, ambos de 34 años, empezaron a patinar juntos a los seis años y no son sólo pareja deportiva, sino también en la vida real, y se comprometieron cuando Tong pidió la mano de Pang durante una prueba en China. “Todavía no hemos planeado la ceremonia, ya que estábamos centrados en nuestro entrenamiento. Ahora es momento de empezar los preparativos”, afirmó Tong tras su actuación en Sochi.
Siguen así los pasos del campeón olímpico por parejas en 2010 Zhao Hongbo, que volvió a Sochi como entrenador del equipo chino. Hongbo se casó con la que fuera su pareja deportiva, Shen Xue, con quien tuvo un hijo en septiembre. En otros puntos del Iceberg Palace Arena, los patinadores se dejan llevar al son de amorosas bandas sonoras procedentes de El fantasma de la ópera, Jesucristo Superestrella o, la apropiada, Romeo y Julieta.
Esto no significa que los abrazos y piruetas sobre el hielo se traduzcan siempre en romances. Los canadienses Kirsten Moore-Towers y Dylan Moscovitch deleitaron a la audiencia con su cariñosa actuación en la final por parejas y cada salto y pirueta lo acompañaban con cálidas sonrisas. El dúo salió de la pista agarrado de la mano, pese a no ser pareja fuera de la competición: “Es una relación interesante porque nunca hubo nada entre Dylan y yo fuera de la pista, pero creo que lo que tenemos es especial en un sentido mucho mejor que ese”, aseguró Moore-Towers a AFP.
Hoy, Día de San Valentín, se presenta peculiar para la pareja de jugadores de curling compuesta por el chino Xu Xiaoming y su mujer, la surcoreana Kim Ji-sun, toda vez que los equipos femeninos de ambos países tendrán que enfrentarse: “En el curling tenemos mucha relación con el equipo femenino, así que me alegraré si ganan”, afirmó Xu, que viste los colores de la selección masculina china.
El equipo surcoreano masculino no se clasificó para los juegos por lo que Kim, de 26, al contrario que su marido, no tendrá problemas de lealtades cuando juegue su cónyuge. “Por supuesto que animaría al equipo coreano si estuviera aquí; son mis compatriotas”, puntualizó la atleta. “Pero también apoyaría a China porque ahí está mi marido. Al final, espero que mi marido gane”, agregó.
Muchos condones
En previsión de lo que pudiese ocurrir durante los juegos, la organización de Sochi distribuyó 100.000 condones entre los atletas, que sólo son 3.000. Los deportistas pueden ligar utilizando una aplicación llamada Tinder, un programa para el teléfono móvil que rastrea a otros usuarios que buscan parejas.
“Tinder en la Villa Olímpica es la siguiente etapa de conquista”, afirmó la snowboarder Jamie Anderson, ganadora de un oro. “¡Son todos atletas! En el pueblo de montaña todos los que están son deportistas. Es divertido. Y hay algunos muy guapos”, añadió.
Los expertos afirman que, teniendo en cuenta que muchos de los competidores son jóvenes en la veintena y están encerrados en un recinto pequeño por seguridad, habrá muchos coqueteos durante los juegos, que terminan el 23 de febrero. “Es como juntar todos los ingredientes para un guiso enorme, un guiso sexual”, afirmó la sexóloga neoyorquina Judy Kuriansky. “Hay estrés, ansiedad y energía acumulada, lo que provoca tensión y una explosión química en el cuerpo, sobre todo adrenalina y endorfinas. Es un coctel químico muy potente. Los atletas olímpicos seguro que lo tienen. Es orgásmico”, sentenció la sexóloga.
Alemania lidera los Olímpicos
Alemania continuó consolidando ayer su liderato en el medallero de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi al sumar su séptimo oro, esta vez en la prueba de relevos de luge, una disciplina en la que es la gran potencia. Los germanos han conseguido así un pleno de cuatro títulos en luge en estos juegos, después de los tres anteriores (individual masculino, individual femenino y en biplaza). En su cuenta particular tiene siete oros, de un total de diez medallas, y su ventaja es ya de tres oros sobre sus perseguidores. Canadá, Noruega y Holanda, que llevan cuatro oros cada uno, no sumaron títulos ayer y quedaron a tres del líder. También con cuatro está ahora Estados Unidos, gracias al oro de Joss Christensen en el esquí slopestyle .


OTROS DEPORTES 14 FEB 2014
8:50 AM
Juegos Olímpicos de Invierno 
Por: Redacción Deportiva