Ama de casa que batió un récord masculino de ciclismo

publicado a la‎(s)‎ 8 may. 2015 6:31 por Eliana Caterine Alvarado   [ actualizado el 8 may. 2015 6:31 ]

Foto: BBC

Ocurrió hace casi 50 años y aún sigue vigente. La proeza fue obra de Beryl Burton. La historia la cuenta BBC.

El récord de la hora está considerado como uno de los mayores desafíos del ciclismo mundial. Los protagonistas se fuerzan física y mentalmente hasta el límite. La mejor marca de mujeres fue establecida en 2003 por Leontien Zijlaard-van Moorsel con 46,065km. Pero hay otro récord fijado hace casi 50 años y que aún sigue vigente: el de 12 horas de mujeres.

Y esta proeza fue obra de Beryl Burton, un ama de casa británica. El 17 de septiembre de 1967, en el Campeonato del Reino Unido de Ciclismo Contrarreloj, Burton, de 30 años, pedaleó durante 12 horas y recorrió 446,19km por carreteras y caminos rurales de la región de Yorkshire, en el norte de Inglaterra. Eso supone una marca de 37,18km por hora.

Y lo que es más notable: aquel día ella batió el récord mundial masculino. Tuvieron que pasar otros dos años hasta que un hombre logró superarla.

Denise Burton-Cole, su hija, cuenta la historia: “las mujeres salieron dos minutos después que los hombres, pero mi mamá alcanzó al campeón, Mike McNamara”.
“Le dio un poco de vergüenza hacerlo porque era algo que no se había visto nunca, realmente. Así que, mientras avanzaba llevaba unos dulces en su bolsillo, le ofreció uno de anís a Mike y pasó de largo. Pensar que siguió y batió el récord de hombres aún me pone la piel de gallina”.

Su régimen de entrenamiento era simple: fortalecer la parte central de cuerpo con el duro trabajo manual en una granja de ruibarbo y pasar horas sobre el sillín, recorriendo en bici unos 965km por semana a través de los valles de los Yorkshire Dales.

“Es un récord impresionante que permanece hoy. Le tomó un montón de entrenamiento, así que me pregunto si alguna vez será superado”, dice Burton-Cole.

Burton rechazó numerosas ofertas para volverse profesional y se mantuvo como amateur a lo largo de su carrera, en casa, en la carretera o en la pista, aunque las pruebas de tiempo eran su especialidad.

Hazaña nunca vista

Sus hazañas como ciclista son fenomenales: siete títulos mundiales, 96 nacionales, y el premio a la mejor ciclista británica por 25 años consecutivos la avalan como la más grande ciclista británica de la historia. Desafortunadamente, no tuvo la oportunidad de coronar su carrera con una medalla olímpica ya que el ciclismo femenino fue admitido en los Juegos Olímpicos en 1984, cuando Burton tenía 47 años.

1967, el año de su récord, “fue probablemente el mejor año y el que estuvo más en forma de toda su vida”, según le contó en su momento la propia ciclista a la BBC.

Su marca de las 12 horas se sumó a su último título mundial, conseguido unas semanas antes. “Fue un récord codiciado”, dice el comentarista de ciclismo John Liggett.

“Si hubiera sido otro deporte, por ejemplo un astro del fútbol metiendo tres goles contra Brasil, habría salido en las portadas de los diarios”.

Los logros de Burton tuvieron el apoyo de su marido Charlie, quien la introdujo en el ciclismo en el Club Morley y se convirtió en su mecánico de carreras, chofer y niñero de la hija de ambos. Y fue inevitable que Denise Burton-Cole también se volcara a la bicicleta.

Por: Redacción deportiva- EL ESPECTADOR
7 MAYO 2015 - 9:15 PM