Al Real Madrid le cuesta doblegar al Córdoba de Ferrer en su debut liguero

publicado a la‎(s)‎ 25 ago. 2014 14:10 por Carlos Perez   [ actualizado el 25 ago. 2014 14:45 ]
cristiano-cordoba.jpg - 640x450

Cristiano durante un lance del partido. Imagen: EFE



Se quería curar el Real Madrid las heridas de la Supercopa de España ante el Atlético y demostrarse a sí mismo que podría asimilar la marcha de Ángel Di María. La víctima sería un Córdoba inédito, desconocido, que visitaba el Santiago Bernabéu con la utopía de puntuar.



Comenzaba el encuentro con la comidilla de la alineación de Casillas como titular y la ausencia de Xabi Alonso en el centro del campo, que poblarían James, Kroos y Modric. Ancelotti también dio entrada a Arbeloa en detrimento de Carvajal.

Se desarrollaron los primeros compases del partido al tran trán, con un Madrid ansioso de victoria, pero sin la nitidez necesaria para acercase al área. Fue notable la circulación blanca, eso sí, ante una presión muy intensa del Córdoba, que exigió bastante a los blancos para poder sacar bien la pelota.



No se acaba de sacudir esta presión el Madrid ante un conjunto, el andaluz, que tampoco creaba peligro en ataque; si acaso alguna acción solitaria deldelantero Havenaar, el mejor de su equipo en la primera mitad.

Parecía el encuentro un tobogán sin remedio hasta el tedio del descanso cuando, en un córner como otro cualquiera, Kroos sacó el guante de su diestra y Benzema cabeceó con la fuerza de los dioses a la red en su primer gol de este perfil en Liga.

El cuarto de hora restante hasta el intermedio fue un K.O. para un Córdoba que necesitó del descanso para la reacción. Y así fue, porque a partir del minuto 46 los de 'Chapi' Ferrer dieron la vuelta a la tortilla y empezaron a acercarse al balcón madridista con cierto peligro.

Clave fue la entrada de Fede Cartabia, veloz, revoltoso, con arranque y profundidad. Puso el argentino en jaque a la defensa y propició los mejores minutos de un Córdoba valiente que acarició el empate y llegó a marcar por obra de Xisco y mérito de Fidel, sin embargo el tanto fue anulado por fuera de juego.

La réplica fue un gol de Cristiano anulado por el mismo motivo cuando el portugués se quedaba solo en el imperio del meta Juan Carlos, sobresaliente durante todo el encuentro.

Había sacado Ancelotti a Isco, su comodín de la profundidad, pero el Madrid sólo se metió más y más en la telaraña cordobesa. Quizá sabiendo que esto sucedería, el italiano dio paso a a un Khedira redimido para la causa, retirando a Benzema del césped.

Gritaba el graderío cordobés buscando la machada, pero en ese instante, como una tromba inesperada, cayó la exquisita rúbrica de Cristiano, que avanzó por la izquierda, se la perfiló a diez metros del áreo y pegó un latigazo al palo que Juan Carlos, esta vez, no pudo despejar. 2-0 y sentencia para un Córdoba que deja muy buen sabor de boca. El Madrid se lleva tres puntos esenciales para no perder comba con el Barça, líder ayer tras vencer 3-0 al Elche.


EFE
26/08/2014