Adidas quiere golear a Nike

publicado a la‎(s)‎ 16 jul. 2014 12:05 por Eliana Caterine Alvarado   [ actualizado el 16 jul. 2014 12:06 ]


FOTO:Mundial de Brasil 2014

Pudo ganar Argentina. Al final, venció Alemania, aunque con apuros y en la prórroga. Pero antes de disputarse el partido ya había un vencedor absoluto del Mundial de Brasil: Adidas. Los dos contendientes de la finalísima vestían sus camisetas junto a otros siete equipos más en el campeonato, incluyendo España.
'Ha sido un éxito sobresaliente. Los campeones del mundo vistieron Adidas. Nuestra facturación por fútbol se sitúa en un nivel récord', ha señalado un eufórico Herbert Hainer, presidente de Adidas. La victoria de la selección de Alemania, donde tiene su sede y su principal mercado la marca de las tres bandas, ha sido el mejor revulsivo para la multinacional.
Nike, su principal rival, pese a haber apostado fuerte equipando a 10 combinados nacionales, quedó apeada en las semifinales y se vio salpicada por la humillación de Brasil, su mejor baza en este campeonato. La marca norteamericana se ha propuesto ganar terreno en casi el único territorio donde la alemana le saca los colores. Por eso para Adidas, este Mundial ha sido un respiro. La fortaleza del euro y la depreciación de las divisas de los países emergentes -donde registra la mitad de sus ventas- como Rusia está haciendo un agujero en sus resultados. Y el triunfo teutón en Maracaná puede ayudar a remontar el vuelo y cumplir con las ambiciosas previsiones de facturar 2.000 millones de euros en productos ligados al fútbol.
Por el momento, solo unos pocos de los 250.000 aficionados que llenaban este martes la Puerta de Brandeburgo, en Berlín, celebrando la victoria de Joachim Löw y los suyos, podían presumir de vestir la zamarra con las cuatro estrellas de tetracampeona. Adidas ya le ha puesto remedio. Desde la misma madrugada del domingo, miles de trabajadores textiles asiáticos trabajan a destajo en las nuevas camisetas para atender a la demanda patriótica germana.
La compañía preveía vender este año más de ocho millones de camisetas de todos los equipos, notablemente más que en el Mundial de 2010, en la que vendió 6,5 millones. Aunque la temprana eliminación de España ha tenido consecuencias en las ventas de camisetas de La Roja, en Alemania ya ha despachado unos dos millones de equipaciones de la selección, un 30% más que en 2006, cuando el Mundial se celebró en Alemania y espera que las cuatro estrellas disparen las ventas. Adidas prevé vender también más de 14 millones de balones Brazuca, la pelota oficial del Mundial de Brasil, superando en un millón las unidades de Jabulani en 2010, en Sudáfrica.
Heiner, que había pronosticado en marzo, en una entrevista con EL PAÍS, que su final preferida era el Alemania-Argentina (o el España-Argentina, en su defecto), no se conforma con el Mundial para intentar pararle los pies a Nike. Acaba de arrebatarle el club más popular de Inglaterra, gracias al mayor contrato suscrito en el mundo del fútbol. El Manchester United vestirá Adidas durante las próximas 10 temporadas, a partir de la 2015/2016, a cambio de unos 95 millones de euros (75 millones de libras) anuales, una cifra que supera con creces los 56 millones que percibe el londinense Chelsea y los 40 millones que recibe el Real Madrid.
La acción de Adidas subió un 3% al calor de estas dos buenas noticias. Y firmas de análisis como Equinet pronostican un potencial alcista del 20% en los próximos 12 meses. Adidas espera que la inyección mundialista le ayude a cumplir con su ambicioso plan de facturar 17.000 millones de euros en 2015.
La guerra comercial que sostienen ambas marcas deportivas salpica a las estrellas. Muchos analistas y periodistas apuntan directamente a que la única razón creíble por la que Messi se ha llevado el trofeo al mejor jugador del Mundial es su pertenencia a Adidas. El nombre oficial del trofeo -Adidas Golden Ball- da alguna pista al respecto. Y hay que recordar que Adidas le robó a Nike el astro argentino en 2006, pleito judicial incluido.
Los aficionados no acaban de tenerlo claro. Porque se da la circunstancia de que los astros más brillantes del balompié traicionan a sus marcas cuando juegan con sus equipos. Lionel Messi está patrocinado por Adidas pero al Barça lo equipa Nike, mientras que Cristiano Ronaldo ha firmado con la marca estadounidense pero el Real Madrid es territorio del fabricante de ropa deportiva alemana.

ECONOMÍA 16 JUL 2014
12:13 PM
Por: Ramón Muñoz, El País