Cinco reflexiones tras la eliminación de la Sub-20 del Mundial

publicado a la‎(s)‎ 4 jul. 2013 10:57 por Porto Deportivo   [ actualizado el 4 jul. 2013 11:10 ]





FOTO:  AFP

1. La 'Quinterodependencia'. No nos digamos mentiras. Esta Selección Colombia que quedó eliminada en los octavos de final del Mundial Juvenil al caer por penaltis con Corea del Sur se puede resumir, de una manera algo atrevida, quizás, en una vieja muletilla de comentaristas viejos de fútbol: es Quintero y 10 más... La dependencia ofensiva para la creación de opciones, sostenimiento y volumen de juego; pase gol y gol resultó más que evidente. Sus compañeros se limitaban a dársela para que resolviera y él, a veces, abusó de su individualidad porque no encontraba con quién compartir y construir el fútbol.
2. La Falta de variantes ofensivas. Así las cosas, la única fórmula de generar opciones ofensivas y de quebrar defensas rivales era darla a Quintero y ya... El juego por las bandas fue limitado, el juego de pases progresivos tampoco apareció y cuando se tocaba era porque Quintero lo proponía. Cuando lo marcaron, como los coreanos, el equipo quedó castrado ofensivamente. Conociendo que a Corea le habían anotado tres la mayoría de los goles en este Mundial de Cabeza, solo vi un centro que cabeceó desviado Córdoba. Era un equipo repetido, sin variantes ni sorpresa.
3. Ni la mejor ni la peor. Para Colombia el balance es más agrio que dulce, porque la eliminación sí es temprana para el campeón suramericano y, así fuera nominal, un cabeza de grupo. Le falto pasar, al menos, a la siguiente ronda. Tuvo un debut mediocre contra Australia (1-1), en el que el técnico hizo énfasis en la baja actitud del plantel. Los muchachos reaccionaron y jugaron un muy buen partido contra el local y le ganaron a Turquía (1-0). Pudieron haber anotado un par de tantos más. Luego, a El Salvador la superaron con evidente claridad (3-0). En el juego de los octavos contra Corea, el de la eliminación, no encontró como romper el cerco defensivo -una simple, pero aplicada y funcional doble línea de cuatro- y solo cuando Quintero se iluminó y se pudo quitar el marcaje en doblajes unas veces y escalonado, en otras el equipo pudo generar peligro. Fue, de modo coincidencial, en los tramos finales del primer y segundo tiempo. Luego, en la prórroga, el equipo en lugar de seguir de largo, se apagó hasta llegar a los penaltis. A propósito, el arquero Bonilla no tapó ninguno, ni toco la bola, y el '9', el 'delantero goleador', Córdoba era el último de la lista... Dos detalles que parecen menores, pero que no lo son tanto a la hora de la eliminación...
4. Los muchachos para el futuro. El equipo tiene jugadores con experiencia en las categorías A y B y muchos hacen parte de nóminas de clubes del exterior. Se destaca por sobre todos Quintero, del Pescara y que suena con mucha fuerza para Génova. El central Vergara tuvo un gran Mundial. Ya es del Milán. Y Sebastián Pérez cumplió. Bonilla es una de las esperanzas del arco, pero le falta un hervor. De resto, jugadores de medianía.
5. Continuidad del cuerpo técnico. Si a los que han perdido los hemos aguantado, por qué no a los que ganaron algo... Sin embargo, los técnicos presentan exámenes bajo la presión de los resultados en cada nuevo partido, en cada nuevo torneo. El equipo venía agarrando más forma y mejor consistencia... No fue pirotécnico y quizás abusó de una sola fórmula. La derrota es dura. Pero hay que tener cabeza fría.


Por: GABRIEL MELUK EDITOR DE DEPORTES 
10:16 p.m.
03 de Julio del 2013