Cinco años reinando

publicado a la‎(s)‎ 29 jun. 2013 7:24 por Porto Deportivo   [ actualizado el 29 jun. 2013 7:30 ]




FOTO:       MARCA.COM

Hoy se cumplen cinco años del inicio de todo, del día en que España dejó de ser un país perdedor en fútbol para dar la razón a aquella frase que dijo nada menos que Zinedine Zidane después de eliminar a La Roja en el Mundial de Alemania en 2006: “El día en que España empiece a ganar no va a parar”.

Un lustro después de que Fernando Torres recibiera el pase profundo de Xavi, hiciera explotar a Lahm y tocara la pelota por encima de Lehmann en el Prater de Viena, España vive instalada en lo más alto del fútbol mundial, dominio que amplía con su ya tradicional potencial en categorías inferiores.

España vive un momento único. Son cinco años de esplendor en los que ha ganado tres títulos (Mundial y dos Eurocopas) va a jugar su primera final de la Copa de las Confederaciones y estuvo en las semifinales de la anterior. Entre 1964 y 2008, España llegó a una final, la que perdió en París ante la Francia de Platini en al Euro de 1984. En el resto de citas no pasó de cuartos de final y en cinco más no llegó a estar presente. Mañana, en Maracaná, vivirá su cuarta final en cinco competiciones.

Ese ciclo dominador se pone a la par de la dos mejores selecciones que ha habido en Europa, la Alemania de la década de los 70 y la Francia de Zidane. Los germanos jugaron cuatro finales entre 1972 y 1976, de las que ganaron dos y perdieron la Eurocopa de 1976. Luego, en la década siguiente, entre 1980 y 1992, jugaron cinco finales ganando sólo dos (Euro del 1980 y Mundial de 1990), pero nunca encadenaron tres finales seguidas como ha hecho ahora esta España.

Únicos en la historia
La Francia de Zidane ganó el Mundial de 1998, la Euro de 2000 y la Confederaciones de 2001 en Corea y Japón. Sin embargo, cuando nadie lo esperaba, su ciclo dominador se fue al traste cayendo en la primera fase del Mundial de 2002. Un año más tarde repitió título en la Confecup jugada en su país haciendo, como España ahora, cuatro finales de cinco torneos.

Mientras, Brasil, peleado históricamente con la Copa América (sólo tiene ocho en sus vitrinas por 15 de Uruguay y 14 de Argentina) vivió su mejor ciclo de finales con la generación que fue campeona del mundo en Estados Unidos en 1994. Un año después fueron segundos en la Copa América que ganaría en 1997 y 1999. En el camino acabaron segundos en el Mundial de Francia. Fueron cinco finales seguidas antes de caer en cuartos contra Honduras en la Copa América de 2001 en Colombia. Argentina jugó seguidas la final del Mundial de 1990 (la perdió ante Alemania) y las de la Copa América de 1991 y 1993, ganando la dos.

Mañana, España buscará poner la guinda a una edad de oro, si bien para los jugadores no será más que un punto y seguido camino del Mundial. Sólo la derrota ante Estados Unidos en la Confederaciones de 2009 ha puesto una mancha en una etapa reluciente.

El gol de Iniesta en Johannesburgo es el pico de nuestro fútbol estabilizado hace un año con la victoria en la Eurocopa para ser la primera selección que ganaba tres grandes seguidas y la primera en reinar en Europa en dos ediciones consecutivas, en 2008 y 2012.

En ese lustro de dominio que hoy se cumple, el poder español no ha limitado a la absoluta. Mientras la sub 20 avanza con paso firme en el Mundial de Turquía, la sub 21 ha ganado los dos últimos europeos (2011 y 2013), la sub 19 ha hecho lo mismo y aspira desde el próximo 20 de julio a ser la primera en la historia en encadenar tres títulos. Desde 2008 los sub 17 son la cuenta pendiente. Campeones de Europa antes del gol de Torres en Viena, España no ha vuelto a proclamarse campeona. Ese pero en una categoría en la que nunca hemos sido campeones del mundo y el batacazo olímpico del pasado verano son las dos únicas manchas de una época de gloria que ojalá no tenga techo.

MIGUEL ÁNGEL LARA. RÍO DE JANEIRO
29/06/13
10:23
MARCA.COM