Campeón Suramericano de Tiro dio en el 'blanco' de la obesidad

publicado a la‎(s)‎ 9 nov. 2012 6:38 por oscar diaz


FOTO: Gudilfredo Avendaño
Nicolás Tordecilla Guerra, actual campeón suramericano de tiro y principal ficha de la Selección Córdoba en los Juegos Deportivos Nacionales, convivió por unos años con un enemigo que le impedía desarrollar su carrera deportiva: la obesidad.

A la edad de 27 años alcanzó a tener un peso de 220 kilos, situación que lo llevó al aislamiento y a buscar refugio en el alcohol.

Pero el tirador de fosa libre logró dar en el ‘blanco’ para salir campeón de un problema que golpea a miles de colombianos.Sometido en el año 2000 a una cirugía de bypass gástrico, Tordecilla recuperó el peso ideal para retomar su carrera deportiva que le ha merecido reconocimientos internacionales.

“Fueron años de sufrimiento por el fantasma de la gordura. Me retiré de los entrenamientos, de las competencias y del mundo exterior”, comentó.En los años de estudios universitarios, sus compañeros de clases hicieron una colecta para fabricar una silla capaz de sostener el peso corporal de Tordecilla.

“No había silla en la universidad donde pudiera sentarme, pensé en retirarme y los amigos de clases me convencieron de regresar, pero ahora con silla propia”.

La carrera deportiva de Nicolás Tordecilla, comenzó a los 8 años. Su padre, ya fallecido, fue un destacado cazador de patos que recorría los humedales de Córdoba en busca de estas aves.

El pequeño Nicolás mostró la vena de su progenitor demostrando destreza en el manejo de la escopeta.

Michell, hermano de Nicolás, aseguró que había mucha prevención en la familia por el peligro que representaba el uso de la misma.

“Mi papá no lo dejaba tocar la escopeta porque él era muy inquieto, pero poco a poco fue demostrando la habilidad y era el único, de los cuatro hermanos, que acompañaba a mi padre a la cacería de patos con muy buenos resultados”, explicó.

Al llegar a la adolescencia, el joven tirador sufrió trastornos emocionales que lo fueron alejando de las prácticas que con buenos resultados había iniciado en los campos de entrenamiento de fosa libre en su tierra.

“Cuando se refugia en el alcohol empezamos a tener serios problemas en la familia. Pensamos que era el fin de su carrera”, comentó Michell Tordecilla.

La asesoría especializada de médicos lo llevó al quirófano donde fue sometido al bypass gástrico que, según él, le devolvió la salud y la oportunidad de continuar en el deporte.

Su recuperación fue lenta pero segura. En el año 2006 inició su carrera competitiva, logrando cosechar éxitos representado a su departamento y al país.



Por: GUDILFREDO AVENDAñO MéNDEZ PARA EL TIEMPO MONTERíA
8:36 p.m
08 de Noviembre del 201

Comments