Camilo Vargas le dio el triunfo a Santa Fe contra Millonarios

publicado a la‎(s)‎ 24 nov. 2011 12:14 por oscar diaz

Por: FABIÁN M. ROZO CASTIBLANCO REDACTOR DE EL TIEMPO

De cabeza, en el último minuto, el portero anotó el gol que dejó a su equipo entre los ocho.

Si Luis Delgado, arquero de Millonarios en el clásico de la penúltima fecha de la Liga I, se había vestido de héroe el pasado semestre cuando fue a buscar ese rebote en el último minuto y habilitó a Rafael Robayo para el agónico uno a uno, este miércoles su homólogo de Santa Fe, Camilo Vargas, no se conformó con asistir, sino que la metió de cabeza y en tiempo de descuento le dio el triunfo al equipo 'cardenal' para el 1-0 que puede valer una clasificación. (Crónica gráfica del día que el arquero de Santa Fe fue 'goleador').

Lo que no pudieron lograr en 90 minutos ni delanteros ni volantes, lo consiguió el meta bogotano y por una sencilla razón: le sobró lo que a varios de sus compañeros les había faltado el domingo en Cali y este miércoles en El Campín: determinación.

Vargas fue decidido a esa pelota que Ómar Pérez cobró a media altura y en medio de azules y camisetas amigas, impactó y sólo vino a saber lo que su cabeza produjo, cuando una montaña humana se le vino encima. Agónico, inesperado, angustioso triunfo para volver a los ocho restando una fecha para definir los clasificados a cuartos. Mejor dicho, a lo Santa Fe.

Costó demasiado, pero al final ganar un clásico de esa forma, con gol de su arquero y quedar cerca, cerquísima de la siguiente fase, hizo olvidar la displicente actitud que mostraron los 'cardenales' por varios pasajes del juego.

Millonarios, que tampoco hizo mucho, salió decidido a jugar en campo contrario, pero de a poco Santa Fe empezó a demostrar cuál era el necesitado. Entonces bastó con que Ómar Pérez entrara medianamente en calor y con la derecha afinada, filtrara balones a la espalda de una zaga azul que lucía tan lenta como torpe.

Así, los de Wilson Gutiérrez encontraron el camino, mas no la forma de explorarlo. Jonathan Copete cada vez que desbordó por izquierda, hizo lo que quiso con Lewis Ochoa, pero el 11 'cardenal' careció de cabeza fría para resolver frente a Ramos, al que tuvo mano a mano al menos en dos ocasiones.

Millonarios, sin afán alguno, esperó y cuando la pelota quedó en su poder, demostró empatía. Máyer Candelo tiraba sus lujos, pero el corto vino a hacer chispas en el último cuarto de cancha, donde Édinson Toloza perdió en el mano a mano y Erik Moreno resultaba presa fácil de referencia para la zaga roja.

En el segundo tiempo el panorama no cambió mucho, aunque Santa Fe llegó menos y justo cuando el azul en la contra tuvo la victoria con Jaison Ibarrola, se encontró con ese cabezazo de Vargas, al que hoy los hinchas rojos quieren hacerle un monumento porque los sacó del pantano y los puso a pelear.

Ahora, con 25 puntos, séptimo en la tabla y dependiendo de sí mismo, el equipo 'cardenal' debe completar la tarea el domingo en Cartagena.

Comments